Hemeroteca: Polémica por la limitación del arrastre con arrecifes

La intención de la Consellería de Pesca era instalar una especie de arrecifes artificiales, de forma que si los barcos trataban de desplegar sus redes en el lugar, estas quedarían enganchadas


Una veintena de embarcaciones con base en Ribeira, Aguiño y Portosín cerraban hace 30 años el acceso a la dársena de Porto do Son para protestar contra las medidas que pretendía adoptar la Xunta con el fin de limitar la actividad arrastrera en una franja del litoral de la comarca. La intención de la Consellería de Pesca era instalar una especie de arrecifes artificiales, de forma que si los barcos trataban de desplegar sus redes en el lugar, estas quedarían enganchadas.

Precisamente, los marineros se quejaban del peligro que suponía para sus aparejos la instalación de dichos artefactos. El 8 de septiembre de 1989 se manifestaron en Porto do Son porque era allí donde estaban almacenados los artefactos para su posterior colocación bajo el agua, pero amenazaron con amarrar e incluso con pedir el apoyo de la flota artesanal de la comarca.

Las presiones ejercidas por cerqueros y arrastreros fueron insuficientes y la Xunta siguió adelante con las medidas que había planificado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hemeroteca: Polémica por la limitación del arrastre con arrecifes