Ribeira y Porto do Son acumulan el mayor número de sismos en la zona

En la última década se han producido unos 200 temblores con magnitudes de entre 1 y 4 en la escala de Richter


ribeira / la voz

Podría parecer que la presencia de terremotos es un fenómeno raro y poco frecuente en la zona, pero en realidad se trata de todo lo contrario. Barbanza es una de las partes de Galicia que más de estos movimientos registra cada año, aunque no se corresponda con la idea social generalizada de un sismo. Se trata de pequeños temblores, la mayoría prácticamente imperceptibles por su baja intensidad, que en los últimos tiempos han afectado en mayor medida a dos municipios, Porto do Son y Ribeira.

En la última década, en el conjunto de los 11 municipios han tenido lugar cerca de 200 sismos, tal y como se recoge en los datos históricos del Instituto Geográfico Nacional. Y si en 2018 se registraron ocho temblores, solo desde el pasado enero ya se han contabilizado siete: tres en Ribeira, uno en A Pobra, otro en O Son, uno en Muros y el último, a comienzos de mes, en Outes. Asimismo, ninguno de ellos superó una magnitud de 2,4 en la escala de Richter.

La tendencia es que el número de fenómenos ha ido creciendo progresivamente, pero con ciertos altibajos. Por ejemplo, es necesario destacar que el municipio sonense fue el que más sismos albergó entre finales del 2015 y comienzos del 2016. La media ha estado siempre rozando la decena, no obstante, hubo períodos como el del 2013 en el que tuvieron lugar más de 30 de estos fenómenos.

Los últimos casos

El temblor más reciente fue registrado enfrente de la outiense playa de Broña. Este no ha sido el único movimiento que ha tenido lugar en el mar, ya que Corrubedo ha albergado dos de los que se produjeron en el ámbito de Ribeira, uno de ellos en la cercanía del famoso faro de esta parroquia ribeirense.

Sin embargo, llama la atención el que tuvo lugar en tierra firme, cercano al casco urbano de Santa Uxía, concretamente en el barrio de Martín. Lo cierto es que en esta ocasión es reseñable la cantidad de temblores que están teniendo lugar en el interior, como el de Muros, localizado en la parroquia de Sestaio, en las proximidades de A Eiroa.

De la misma forma, otro de los terremotos acontecidos en lo que va de año tuvo lugar ante otro conocido arenal, pero del municipio de A Pobra, concretamente delante de A Illa. Se trata de casos algo mayores a los múltiples micro temblores que se suceden en la franja atlántica con frecuencia.

En lo referente a Porto do Son, en este 2019 solo se ha contabilizado un caso en la parroquia sonense de Xuño, en el área de O Moucho, pero es previsible que esta cantidad no se quede estática y aumente hasta final de año.

El área geográfica de Galicia recoge numerosos sismos a lo largo de cada año, pero es extremadamente extraño que alguno pueda suponer un peligro para la población.

¿Dónde tienen lugar la gran parte de los sismos?

La principal característica de los terremotos en Galicia es que tienen lugar delante de sus costas, en puntos alejados de los grandes núcleos de población. Por este motivo, las personas apenas puede percibir los efectos de los movimientos tectónicos que llegan con escasa fuerza a tierra. Además, los que se producen en el interior tampoco alcanzan grandes magnitudes, estando la media entre los 1,5 y los 2,2 grados en la escala de Richter.

¿Puede producirse un temblor de una magnitud superior a los frecuentes?

Los expertos del Instituto Geográfico Nacional indican que en la península ibérica puede producirse un temblor de 5 puntos. Sin embargo, esta magnitud tampoco es suficiente como para, por ejemplo, producir daños estructurales en un edificio, aunque sí es perceptible y puede mover muebles y pequeños objetos en una vivienda.

¿Existe riesgo de tsunami para la comarca?

Al igual que resulta imposible poder descartar que se produzca un terremoto mayor, tampoco se puede afirmar lo mismo para un tsunami. Sin embargo, y aunque la mayor parte de los temblores de Galicia tienen lugar en la costa, no existe registro histórico alguno de un tsunami en su litoral.

¿Cómo actuar en caso de un terremoto?

Los expertos aconsejan que para protegerse de un sismo en el interior de un edificio lo apropiado es agacharse, cubrirse bajo una mesa y agarrarse a esta, así como separarse de muebles, ventanas y lámparas.

emilio Carreño, el director de la Red Sísmica Nacional -organismo dependiente del Instituto Geográfico Nacional del Ministerio de Fomento-, analizó las características de los terremotos que se producen en territorio gallego, un área que «realmente, es una zona de alta sismicidad, pero de la que no se conocen terremotos de grandes magnitudes», una cuestión debida a la gran cantidad de fallas geológicas existentes en división este-oeste.

El experto recordó que «solo hay un caso, muy extraño, en 1910 y en Ferrol, en el que se registró un terremoto de intensidad 7 -una magnitud que se deja notar entre la población y provoca daños-, pero por aquel entonces no había instrumentación». Precisamente, el avance en estos recursos de las estaciones sismográficas es lo que explica que se contabilicen más sismos.

«Hay más terremotos registrados ahora que hace 20 años por las mejoras en la instrumentación, pero en realidad su número no ha variado», explicó Carreño, aludiendo a la evolución en la precisión y sensibilidad de la tecnología empleada.

Nada que temer

Emilio Carreño también destacó que los datos obtenidos en Galicia «nos dan mucha tranquilidad», a razón de la baja intensidad de los temblores.

Por otra parte, apuntó que en el histórico sobresalen únicamente los terremotos que afectaron en el pasado a Sarria y de Becerreá, cuya magnitud 5 determinó el récord en Galicia desde que existe una medición de precisión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ribeira y Porto do Son acumulan el mayor número de sismos en la zona