Los ganaderos exigen más contundencia contra el lobo

El colectivo cree que las medidas de la Xunta son insuficientes


Ribeira

Porto do Son fue el escenario elegido para una reunión que mantuvieron los ganaderos y la Administración para hablar de los problemas que les están causando los lobos y los jabalíes. A la cita acudieron profesionales que le expusieron sus quejas a la directora xeral de Patrimonio Natural, Belén do Campo, que estuvo acompañada del delegado territorial de la Xunta en Coruña, Ovidio Rodeiro, y los alcaldes Luis Oujo, Santiago Freire, Teresa Villaverde y Xosé Lois Piñeiro. Los afectados salieron bastante decepcionados, pues «non se tiveron en conta as nosas reivindicacións», señaló Argimiro Montero, vocal de la Asociación de Prexudicados pola Fauna Salvaxe (Aperfasa), que reclamó más contundencia a la Xunta para resolver el problema.

Argimiro Montero fue muy crítico y explicó que: «Na reunión díxenlle que parecía mentira que haxa unha praga de xabaril e do lobo e a Administración non faga nada sabendo o que está a pasar».

El portavoz del colectivo indicó que durante el último trimestre del año pasado se produjeron unos dos mil accidentes provocados por animales salvajes en Galicia, de los cuales en unos 500 estuvieron implicados jabalíes.

Montero insistió en que los cerdos salvajes y los lobos están poniendo en peligro la economía del sector y hay que atajarlo lo antes posible. Además, dijo que: «A Administración insiste en que este é un problema cando nós vemos que é unha praga e que hai que actuar canto antes para buscarlle unha solución».

Poner denuncias

Sobre la muerte violenta de ganado, el vocal de Aperfasa comentó que Belén do Campo hablaba de que la solución pasaba por poner denuncias, sin embargo, «iso non vale para nada. Imos ver de poñelas colectivas para que teñan máis forza, pero o problema seguirá estando no monte e os lobos continuarán matando o noso gando».

Argimiro Montero tampoco se creyó los datos facilitados por la representante de la Xunta en lo que a manadas existentes de cánidos se refiere: «Dixeron que na provincia de A Coruña había 21 manadas e en Galicia 90. Máis de 20 xa as hai en Porto do Son», subrayó. Por otra parte, comentó que ellos no quieren que les abonen las reses muertas sino que «se elimine a praga para poder traballar. O único que hai que facer é reducir o censo». El representante de Aperfasa agradeció la presencia de los alcaldes y también su voluntad por «arranxar o problema. Incluso comprometéronse a manter outra reunión».

Por su parte, el alcalde de Porto do Son, Luis Oujo, destacó que hay interés por todas las partes por solucionar el problema pero «non é doado». Insistió en que la Xunta quiere regular las posibles batidas. «Os afectados teñen que entender que a Administración está con eles pero é necesario facelo ben».

Oujo indicó que desde la Xunta se quedó en analizar y cotejar todos los datos con la finalidad de estudiar medidas que beneficien a las partes implicadas e intentar llegar a un acuerdo en el que todos salgan satisfechos.

La asociación naturalista Axena denuncia «a ameaza do patrimonio natural salvaxe»

Desde la asociación naturalista Axena han tomado nota de los últimos movimientos realizados por los ganaderos y señalan que «a ameaza do patrimonio natural salvaxe de Galicia é un asunto moi serio». Para los integrantes de este colectivo, no solo está en juego la «conservación dos ecosistemas dos que depende todo o noso sector produtivo primario», sino la defensa «dun dos motores económicos do país e da comarca: o turismo».

En este sentido, fuentes de Axena destacaron que este animal es un símbolo que caracteriza a ese aspecto salvaje de Galicia y que «moitos turistas veñen atraídos por coñecer un país onde aínda vive o lobo», por lo que consideran que se podría incurrir en un error medioambiental y económico.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los ganaderos exigen más contundencia contra el lobo