Los sonenses, contra una piscifactoría

Los vecinos recogieron tres mil firmas para impedir la construcción de una granja de rodaballo

la voz

La existencia de un proyecto para construir una granja de rodaballo en el litoral del municipio sonense puso en pie de guerra, a estas alturas del 2007, a los vecinos de Baroña. Nada más conocer la noticia, los residentes empezaron a organizarse y en cuestión de días ya tenían tres mil firmas en contra de la ejecución de la obra. A través de una plataforma, enviaron dichas rúbricas al Gobierno autonómico. Entre los argumentos que esgrimían figuraba que la construcción de la planta afectaría a parcelas dedicadas en aquel momento al labradío y se oponían rotundamente a la recalificación de dichos terrenos. También hacían hincapié en la existencia de petroglifos en el lugar.

El colectivo de afectados se fue haciendo con numerosos aliados, tanto de diferentes partidos políticos como de las cofradías de la zona. La polémica siguió planeando sobre el municipio durante un tiempo, pero finalmente el proyecto acabó desechándose, por lo que las aguas volvieron a su cauce.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los sonenses, contra una piscifactoría