No es un secreto. Que Galicia es un lugar de película lo sabe todo el mundo. Eso sí, cuando se trata de ir al sentido literal de la calificación, son los actores los que tienen que confirmarlo. Y así lo han hecho. Numerosos rincones han protagonizado desde planos a filmes enteros, que han servido después como polo de atracción. El turismo de cine, aunque apenas se promociona, tienen sus aficionados, que visitan localizaciones de sus cintas favoritas.

Un director enamorado de esta tierra es José Luis Cuerda, cuyo vínculo con Ourense lo llevó a ser bodeguero y a rehabilitar una casa en Gomariz (Leiro). Todo surgió a raíz de la grabación de La lengua de las mariposas, que tiene su epicentro en Allariz. También toca puntos como el monasterio de Santa Clara o Xunqueira de Ambía. Y unos doce años antes de este estreno, Cuerda ya se había pasado por Galicia para rodar El bosque animado, en la que la fraga de Cecebre (Cambre), también inspiración de la obra literaria de Wenceslao Fernández-Flórez, es el eje del relato. Asimismo, el director eligió el casco histórico de Ourense en el 2008 para Los girasoles ciegos, premio Goya como mejor guion adaptado, o las casas Bailly (Cambre), entre otros sitios, para Todo es silencio.

Otro de los primera línea, Pedro Almodóvar, se pasa de vez en cuando por Galicia. Lo hizo no hace tanto con Julieta, que revolucionó durante los días de rodaje pueblos como Redes, Ares, Mugardos o Muxía. Antes, con La piel que habito, presentó el pazo de Oca al mundo. Allí, Antonio Banderas (Robert) y Blanca Suárez (Norma) coinciden en la fiesta de doña Casilda, escena en la que participaron casi doscientos figurantes. Y se rodó también en Santiago.

Eso sí, si hay una cinta que ha llegado alto, esa fue Mar adentro, de Alejandro Amenábar, que ganó el Óscar a la mejor película en lengua extranjera. El lugar donde Ramón Sampedro sufrió el accidente, la playa de As Furnas, en Porto do Son, es el paisaje más repetido en el largometraje. Asimismo, el arenal de As Seiras, también en Porto do Son, o Noia tienen sus planos. Y otra playa fílmica es la de A Madorra, en Panxón (Nigrán), que al igual que protagoniza el libro La playa de los ahogados de Domingo Villar, es uno de los escenarios principales del filme que lleva el mismo nombre, dirigido por Gerardo Herrero. Entre Vigo, Val Miñor y O Baixo Miño se cuentan más de una veintena de localizaciones. Y si se habla de la ciudad olívica, no hay que olvidar la conocida escena de Javier Bardem y Luis Tosar, a bordo de un barco por la ría de Vigo, en Los lunes al sol, de Fernando León.

Otra película que relanzó Galicia fue The Way, la célebre cinta dirigida por Emilio Estévez y protagonizada por Martin Sheen, que popularizó el Camino de Santiago en Estados Unidos.

No obstante, son solo una mínima parte. Otros filmes con sello gallego son La letra escarlata de Wim Wenders, La muerte y la doncella, El lápiz del carpintero, El desconocido o A esmorga. En parrilla de salida están La sombra de la ley (11 de octubre), Elisa y Marcela o Quien a hierro mata.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
17 votos
Comentarios

Estos rincones gallegos sí que son de película