Juan Torres Mariño: El médico amigo de los pacientes

(Porto do Son, 1936)


Ribeira / La Voz

Después de estudiar en Santiago, su primer destino como médico llevó al sonense Juan Torres al pueblo mallorquín de Alaró, donde pasaría 25 años. Allí se ganó el cariño de sus pacientes, «a los que trataba como amigos. Estaba disponible las 24 horas del día, y para él siempre fueron lo primero», recordó ayer Silvia Torres, la menor de sus tres hijos. La morriña hizo que regresara a Galicia, donde desarrolló su profesión en los centros de salud de Coruxo, en Vigo, y en el de Ordes.

Aunque nunca tuvo consulta en la comarca barbanzana, todos los veranos volvía a su casa natal de Porto do Son, donde era conocido como Juan da Maira. «En casa de mis abuelos había un perro que se llamaba Maira, y mi padre y todos los hermanos eran Os da Maira, no sabemos si porque el perro era bueno o malo», apuntó Silvia, que también quiso destacar el carácter extrovertido y la pasión por el mar de su padre. Precisamente, junto a la costa sonense reposan desde ayer sus restos mortales, que fueron enterrados en el cementerio de San Vicente de Noal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Juan Torres Mariño: El médico amigo de los pacientes