Los arqueólogos hallaron un sillar labrado en Porto do Son

La pieza, pendiente de datarse, abre la puerta a que la capilla de San Tomé tuviese un pasado anterior al medieval


Ribeira / la voz

A principios de septiembre del pasado año, una intervención sacaba a la luz los restos de la antigua capilla de San Tomé, en la parroquia sonense de Baroña. La actuación, dirigida por el arqueólogo Manuel Anxo López-Felpeto e impulsada por la comunidad de montes, comprendió el desbroce de maleza y la limpieza de terreno sobre el que descansaban los vestigios de este templo, cuya fecha más antigua, recogida en el Libro do subsidio da igrexa de Santiago, data de 1500. Durante dichas tareas, los expertos hallaron diversas estructuras relevantes, como una ventana abocinada o dos dovelas de un arco. Sin embargo, también aparecieron dos piezas decoradas y una de ellas, es especialmente singular porque tiene una representación de algún tipo de animal.

«Aínda está en fase de estudo, pero de momento podemos confirmar que a pedra contén un gravado dun zoomorfo», explicó Manuel Mariño del Río, experto y colaborador en la pasada intervención. El año pasado ya prendían las sospechas de que los ocultos restos de San Tomé podrían haber existido desde antes del período medieval y antes de estar dedicada al culto católico.

«Esta obra é singular polo lugar onde apareceu e por que nos podería levar a corroborar a data do xacemento e saber se hai restos dunha estrutura primitiva antes desta», indicó Mariño, pues, de confirmarse que este nuevo descubrimiento se corresponde con una cronología también previa al 1500, la hipótesis sobre la capilla se reforzaría.

La segunda fase

Lo cierto es que este no será el último capítulo de las investigaciones en las inmediaciones de San Tomé, ya que la comunidad de montes de Baroña ha proyectado la segunda fase de la intervención iniciada el pasado verano. «Este verán faremos unha actuación de consolidación dos restos», anunció Ovidio Queiruga, presidente del colectivo, para adelantar que también barajan ampliar la excavación: «Aínda debe ser debatido en asemblea, pero estamos abertos a seguir escavando para intentar conseguir máis resultados».

Y es que el papel e implicación de los comuneros ha sido vital tanto para sacar a la luz la planta de esta iglesia sonense, así como el altar, que aún conserva una parte de su base. «Estes feitos sorpréndennos e dannos esperanza de buscar e aprender máis da nosa historia», indicó.

«A peza é moi singular dende o punto de vista artístico, ao estar gravado polas dúas caras», destacó Víctor Barbeito, director del Centro de Interpretación Arqueolóxica de Neixón, museo donde se encuentra actualmente el hallazgo, y donde será expuesto al término de las investigaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Los arqueólogos hallaron un sillar labrado en Porto do Son