Repentino adiós a un joven que hizo bandera del deporte en Porto do Son

Daniel Lado Sobrido, jugador del Nebra y extaekuondista del Natural, falleció ayer a los 23 años


Noia

Todo adiós es triste, pero cuando es un joven de apenas 23 años de edad el que se marcha de manera repentina, el dolor alcanza a cualquiera, como quedó demostrado ayer con las innumerables muestras de condolencia por el fallecimiento de Daniel Lado Sobrido, Carnota. Pese a ser un veinteañero, hizo bandera del deporte en su municipio natal, Porto do Son, puesto que fue uno de los primeros en sumarse a la escuela de taekuondo.

El responsable del Natural Sport, su antiguo club, se mostraba ayer profundamente consternado por la noticia de la muerte del joven, del que aseguró que «ayudó a levantar el taekuondo en Porto do Son, fue de los primeros alumnos que tuvimos en Caamaño». Juan Luis Martínez recordó que estuvo vinculado al club durante buena parte de su vida y, sobre todo, que era «un chaval excelente». Quien le conocía bien es quien fue su maestro en esta disciplina desde los 6 años, Osiris Romay. De él destacó que era un joven muy activo al que le gustaba el deporte, que era muy alegre y un gran compañero: «Era unha persoa espectacular», sentenció.

Daniel Lado practicó taekuondo hasta el año pasado, cuando lo dejó a causa de la epilepsia, pero seguía haciendo deporte. Militaba en las filas del Nebra, de Tercera Galicia, club que ayer mostró su «profundo pesar» por la pérdida de alguien a quien compañeros suyos definieron como «gran amigo e mellor persoa». El encuentro que el equipo iba a disputar quedó aplazado.

El joven falleció ayer por la mañana en su casa y su cuerpo fue trasladado a Santiago, donde hoy estaba previsto que le realizasen la autopsia para luego ser velado en el tanatorio de Ribeira.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos
Comentarios

Repentino adiós a un joven que hizo bandera del deporte en Porto do Son