«A fonte das cachas» siembra la discordia en Porto do Son

Los vecinos de la villa han tirado de ingenio para bautizar la piedra que sustituye al viejo surtidor


Noia / La Voz

Los vecinos de Porto do Son llevan unos días revolucionados y todo a cuenta de una fuente, pero no una cualquiera, sino la que será parte fundamental de la reurbanización del entorno de la escuela infantil. Más allá del malestar que ha generado que se retirase la vieja estructura que surtía agua a los residentes de la zona, el diseño elegido para sustituirla no ha gustado demasiado entre los sonenses, que han hecho gala una vez más de su ingenio para bautizarla como «a fonte das cachas».

Los vecinos no han esperado ni a ver montada la nueva fuente por completo, que hará las veces de una pequeña cascada, para ponerle mote. La inspiración para ello parecen haberla encontrado en las formas redondeadas de la piedra destinada a servir como fuente, un mineral de color oscuro que ha dado pie a algunas variantes del sobrenombre como el añadido de «as cachas da morena».

De este elemento ornamental hablaba ayer por la mañana un vecino de la villa mostrando su descontento: «Esa non é unha fonte, nin unha cascada, nin é nada. Xa lle chaman a fonte das cachas». Él fue uno de los participantes en la reunión convocada por el gobierno a principios de semana y dejó bien clara su postura: «Nós non queremos outra fonte, queremos a que estaba. Se a teñen que mover de sitio, moi ben, pero que a deixen quedar».

Otro sonense que vive en las inmediaciones, al preguntársele por qué ha molestado tanto a los vecinos quedarse sin fuente, apuntaba con ironía: «¿Como que non hai fonte? ¿E logo o pandullo aquel?».

Nueva reunión

Aunque con menos indignación, una mujer que pasaba por la zona que se está remodelando reconocía que la estructura antigua «era preciosa, levaba aí toda a vida, non sei por que a quitaron», mientras que otra señora mayor daba cuenta de una nueva reunión para decidir cómo se resuelve el conflicto: «A que había era unha fonte moi boa e agora puxeron esas dúas pedras negras aí. O alcalde dixo que ía mirar se colocan outra vez a outra e que habería outra xuntanza».

Efectivamente, el regidor, Luis Oujo, explicaba ayer que se ha pedido al arquitecto que presente las posibles alternativas que hay para conservar, si es posible, las dos fuentes en el entorno, de manera que la nueva quede como elemento ornamental con su cascada y la antigua siga siendo utilizada por los vecinos para coger agua. Una vez se elaboren las propuestas, se analizarán y habrá una nueva reunión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«A fonte das cachas» siembra la discordia en Porto do Son