El precio de los alquileres se multiplica por cuatro en verano

Patricia Calveiro Iglesias
P. Calveiro RIBEIRA / LA VOZ

PORTO DO SON

Los mismos pisos que se ofertaban por 400 euros en julio llegan hasta los 1.600

24 jun 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

El teléfono suena incesantemente en las inmobiliarias barbanzanas desde hace unas semanas. Ha comenzado la carrera por encontrar una casa en la playa en la que pasar las vacaciones de verano y el precio de los alquileres se ha disparado, especialmente en la franja costera. Las vistas al mar se cotizan al alza en los meses de calor, hasta el punto que los pisos se ofrecen a partir de julio cuatro veces más de caros de lo que estaban hasta ahora.

Así lo constatan las inmobiliarias de la zona y son muchos los ejemplos que lo ilustran. Los mismos apartamentos en la costa, de dos o tres habitaciones, que durante el resto del año se estaban alquilando por menos de 400 euros al mes, en julio alcanzan los 800 euros la quincena. Esta es la media que se está pagando actualmente por el alquiler vacacional en la zona, según constatan desde el sector. Un precio que, por otra parte, se ha mantenido en los últimos años, porque subirlo supone -en la mayor parte de los casos- el quedarse sin inquilinos.

Y parece que el mercado se puede permitir el lujo de poner al cuádruple de su valor original los alquileres en temporada alta, porque sigue habiendo demanda. Este verano, incluso más que los anteriores. En municipios como Porto do Son las inmobiliarias aseguran que se han visto «un poco desbordadas» y auguran que este será uno de los mejores estíos de los últimos años, comparable al inicio de la crisis.