Público y políticos debatieron acaloradamente en Porto do Son con la ley acuícola en el punto de mira

Franco ofreció al representante del colectivo su moción, cambiando el encabezado para que no fuese presentada por el Bloque


RIBEIRA/LA VOZ

El debate en el pleno que la corporación de Porto do Son celebró la noche del jueves podría decirse que comenzó cuando acabó la sesión. En el orden del día se incluían dos mociones, una del BNG que pedía la retirada del anteproyecto de la ley de acuicultura y otra del PSOE que demandaba la creación de un plan especial de reforma interior (PERI) para la eliminación del cableado aéreo. La sesión, con sus más y sus menos, discurrió con bastante tranquilidad hasta que se le dio la oportunidad de hablar al público. Allí había mariscadores y profesionales del sector del mar que demandaban consenso entre los grupos para tener el apoyo del Concello y conseguir frenar la ley de acuicultura.

Los ánimos se caldearon porque cuando fue votada la moción del Bloque Nacionalista Galego, el Partido Popular decidió abstenerse, permitiendo así que la propuesta se aprobara con los votos a favor de los grupos de la oposición. Esto fue visto por algún partido y por parte del público como una falta de compromiso del grupo de gobierno con los mariscadores, algo que posteriormente le reprocharon. El alcalde, Luis Oujo, aseguró estar del lado de los trabajadores mientras desde las butacas se oían comentarios como «este é o fin do marisqueo» o «o sector mariñeiro é unha piña, gustaríanos que os representantes políticos tamén estiveran unidos, que houbese un só bando».

En un momento, a los ediles decidió acercarse un miembro de la Plataforma en Defensa do Mar (Plademar) recientemente constituida en Noia para oponerse a la ley acuícola.

Plataforma sí, BNG no

Luis Oujo invitó a que se acercaran al concello para consensuar una moción que se aprobaría en un pleno extraordinario, ya que la ley se tratará en el parlamento en febrero y la corporación sonense no se reunirá nuevamente hasta marzo. Ánxela Franco recriminó al gobierno que no apoyaran la moción elaborada por el BNG pero que sí lo hicieran si la registraba la plataforma.

Ante esta situación, Franco ofreció al representante del colectivo su moción, cambiando el encabezado para que no fuese presentada por el Bloque, con el fin de que no tuvieran que redactar una nueva, ya que los presentes aseguraron estar de acuerdo con su contenido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Público y políticos debatieron acaloradamente en Porto do Son con la ley acuícola en el punto de mira