Día de fiesta para los mayores de O Son

Buena comida, baile y, sobre todo, un gran ambiente llenaron el pabellón Santa Irene


Noia / la voz

A juzgar por el ambiente que presentaba ayer el pabellón Santa Irene, los mayores de Porto do Son esperaban con ganas la celebración de su fiesta anual. Unas setecientas personas acudieron a una cita en la que no faltó ninguno de los ingredientes que siempre garantizan el éxito de estas iniciativas: buena comida, ganas de diversión, un baile de lo más animado y, sobre todo, un gran ambiente: «Non é só comer, tamén é pola boa compañía», explicaba una mujer que, año tras año, y al igual que sus amigas, acude fielmente a la reunión.

Con puntualidad británica, a las dos de la tarde, la mayoría de los comensales estaban ya sentados a la mesa. Entre ellos, los miembros de la coral del club Xubilados Virxe do Carme, que previamente habían cantado en la misa celebrada en la iglesia de Noal: «Nós temos que gañar a comida antes de vir», bromeaba una de sus integrantes, «pero facémolo con gusto».

Mientras aguardaban el desfile de los camareros de Chicolino sirviendo la comida, los asistentes alternaban sus conversaciones con los discursos de las autoridades presentes, que coincidieron en señalar la conveniencia de reconocer el papel de los mayores con una fiesta, porque «grazas a vós hoxe O Son é o que é», dijo el alcalde, Luis Oujo.

Con aplausos recibieron los comensales al presidente de la Diputación antes de ponerse manos a la obra. Mientras saboreaban el marisco, unos y otros, la mayoría asiduos de la cita sonense, hablaban de lo buena que estaba la comida y de la razón que les lleva a repetir cada edición: «Pasámolo en grande».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Día de fiesta para los mayores de O Son