Trece críos de Nebra no irán a clases hasta el lunes ya que su aula todavía no está preparada


Mientras un batallón de pequeños ya pudieron ayer contar en casa sus anécdotas del primer día de colegio, un total de trece niños que estudiarán en Nebra tendrán que esperar hasta el lunes para hacerlo. Ayer, ni siquiera llegaron a la puerta de su centro educativo. Según explicó la directora, dado que las labores de pintado y adecentado se retrasaron, se habló con los padres para que no los enviasen a la escuela hasta el lunes. «Informóuselles e eles mesmos viñeron a ver como estaba isto, e xa se deron conta de que para aquí aínda non podían vir os nenos», señaló la directora, Mari Carmen Liñares.

Los críos afectados por esta situación tienen 3, 4 y 5 años y pasarán el curso compartiendo aula. Precisamente, ayer, el lugar donde pasarán los días a partir de ahora permanecía totalmente revuelto. Los profesores todavía no habían podido ponerlo en orden ya que hasta última hora se estuvieron haciendo reparaciones.

Tirón de las fiestas

Por otra parte, más que de incidencia, en otro colegio de Porto do Son había que hablar ayer de la anécdota del día. ¿Qué ocurría? En el centro educativo Santa Irene, y dado que estos días fueron las fiestas principales de la villa, había numerosas bajas por parte de los alumnos. «Si, o tema dos festexos fixo que algúns non chegasen aínda. Xa aparecerán mañá», decían los profesores sonenses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Trece críos de Nebra no irán a clases hasta el lunes ya que su aula todavía no está preparada