Aldeas de Barbanza que vale la pena descubrir

M. X. Blanco / Alvite / Martelo RIBEIRA / LA VOZ

OUTES

Aldea de Taramancos, en Noia
Aldea de Taramancos, en Noia marcos creo

Destacan por su estado de conservación, el patrimonio que atesoran o las vistas que ofrecen

26 sep 2021 . Actualizado a las 19:02 h.

Los principales núcleos de población y su radio de influencia encierran buena parte de los grandes atractivos de Barbanza, pero entre el mar y la montaña que marcan los límites de la comarca se ocultan un puñado de aldeas con encanto que vale la pelan descubrir. Por su buen estado de conservación, su patrimonio o incluso las vistas que ofrecen, estas son las once de visita obligada.

Carnota

Caldebarcos. Los elementos de la arquitectura popular marinera que conserva son el punto fuerte de Caldebarcos. Casetas de marineros, molinos de agua y restos de fábricas de salazón permiten conocer en este núcleo la esencia del municipio. En sus límites encierra además una pequeña parte de la gran playa de Carnota.

marcos creo

Noia

Taramancos. Dicen de ella que es una aldea suspendida en el tiempo, quizás porque conserva casas y corredoiras de la época de su vecino más insigne, el escritor Antón Avilés. A ello se sumas la paz que se respira en Taramancos y su estratégica ubicación, cerca de la playa de Testal.