Seis concellos renuncian a presentar los presupuestos por la crisis del covid

Ribeira, Outes y Lousame son los únicos que aprobaron las cuentas para este año


ribeira / la voz

Ni están ni se les espera. Los presupuestos municipales para este año en la mayoría de concellos de la comarca se han quedado en agua de borrajas debido a la crisis sanitaria del coronavirus. Aquellos ejecutivos que habían comenzado a redactar el documento económico antes de que se decretara el estado de alarma, tuvieron que paralizar todo el proceso porque hubo que habilitar nuevas partidas para hacer frente a los gastos motivados por la pandemia. Esto ha provocado que seis ayuntamientos de Barbanza hayan renunciado ya a redactar la propuesta de este año y piensen en la del ejercicio próximo.

Solo tres concellos pueden presumir de tener las cuentas municipales en vigor: Lousame, Outes y Ribeira. El municipio de Teresa Villaverde fue el primero que aprobó los presupuestos del 2020 a principios de año, mucho antes de que el coronavirus hiciera acto de presencia. Fue el 31 de enero, recibió el voto unánime de toda la corporación, y la cifra total ascendió a 3.818.575,43 euros, un 0,06 % más que en el 2019.

El ejecutivo que preside Manuel Ruiz Rivas fue el segundo que puso en orden sus cuentas, pero para ello tuvo que esperar hasta finales del mes de mayo, e incluir en los 26 millones de euros del presupuesto una partida de cuatro dirigida a paliar los efectos de la pandemia en el municipio. El mismo fin persiguen los más de 110.000 euros que el Concello de Outes incluyó en su documento económico para este año, que salió adelante el pasado 11 de junio y que se elevó hasta los 5,9 millones.

En ese mismo mes tenía pensado el alcalde de Porto do Son, Luis Oujo, aprobar sus cuentas municipales, pero la crisis sanitaria se interpuso y retrasó todo el proceso, aunque espera poder llevarlos a pleno este mes, al igual que en Mazaricos.

Adelantar trabajo

En el resto de concellos se ha optado por prorrogar los presupuestos que estaban en vigor, aunque en muchos casos estos ya acumulan varios ejercicios. Es el caso de municipios como Noia, A Pobra y Rianxo, donde las últimas cuentas que se sometieron a la aprobación de la corporación fueron en el 2018. Las elecciones municipales del año pasado -a pesar de que no hubo cambio de mando en ninguno de estos tres ayuntamientos- fue la excusa para no presentar una propuesta económica, que tampoco ha llegado este año.

En Carnota también continúan con las cuentas prorrogadas, y el alcalde, Juan Manuel Saborido, explicó que: «Mantivemos un par de reunións a comezo de ano para redactar os presupostos, pero logo veu a pandemia e non puidemos avanzar». Su objetivo es ponerse cuanto antes con los del 2021, al igual que en Boiro, donde tienen en vigor los del 2019. En el caso de este Concello hubo que aprobar este año un documento que marcó el tope de gasto, después de que en los dos últimos ejercicios se invirtiera por encima de lo permitido.

Inés Monteagudo: «Todo lo que teníamos avanzado no valió de nada, y hay que empezar de nuevo»

Ni uno, ni dos, ni tres, sino que hasta cinco años ha tenido que prorrogar sus cuentas el Concello de Muros. El año pasado cogió el bastón de mando la popular Inés Monteagudo, y su idea era acabar con este problema crónico, pero la crisis del coronavirus se vino a cruzar en su camino. «Durante todos estos años el anterior gobierno no fue capaz de llegar a acuerdos para sacarlos adelante, y muchas veces ni siquiera lo planteó», reconoció la regidora.

 Ella y su equipo quisieron cambiar esta dinámica y se esforzaron por poner las bases del documento económico, pero «todo lo que teníamos avanzado no valió de nada y hay que empezar de nuevo. Hubo que habilitar nuevas partidas para hacer frente a los gastos de la pandemia, y esto está generando una gran cantidad de trabajo», reconoció Monteagudo.

Además, la alcaldesa también reconoce que el Gobierno central debe aclarar antes muchas cuestiones sobre la regla de gasto, la utilización del remanente y las ayudas de las que se podrán beneficiar los concellos.

26 millones

 Presupuesto de Ribeira

Incluyen más de cuatro millones para gasto social, dirigido principalmente a relanzar la economía local.

3,8 millones

 Presupuesto de Lousame

Fue el primero en aprobar las cuentas, justo antes de que se iniciara la pandemia.

5,9 millones

 Presupuesto de Outes

Aprobados el 11 de junio, incluye un partida de 110.000 para paliar los efectos de la crisis.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Seis concellos renuncian a presentar los presupuestos por la crisis del covid