La vegetación campa a sus anchas y pone en peligro la circulación

La abundante hierba tapa los quitamiedos, las señales y hasta las líneas que delimitan las márgenes de la calzada


mazaricos / La Voz

Como cada primavera, la maleza luce a sus anchas por el territorio barbanzano. Las persistentes lluvias de los últimos meses, unidas a varias jornadas de sol y altas temperaturas, han disparado las malas hierbas en algunas vías muy transitadas.

Es el caso de la carretera provincial DP-3404, que une Outes con Dumbría atravesando Mazaricos y que, en varios tramos, presenta un estado preocupante que puede tener consecuencias directas sobre la seguridad en la conducción. Hay puntos en los que la maleza tapa las señales, los quitamiedos o la pintura de la calzada. Esto no solo dificulta la circulación, sino que también aumenta el riesgo de sufrir accidentes, principalmente entre los conductores menos habituados a viajar por determinados viales.

En este sentido, resulta especialmente peligroso el recorrido de diez kilómetros que va desde la localidad outiense de Rodeiro a la mazaricana de Chacín. En este trayecto, plagado de curvas y con visibilidad reducida a algunas horas del día debido a la sombra de los árboles en ambas márgenes, parece hasta habitual que las plantas silvestres oculten a los automovilistas las señales de tráfico. A esto se une el hecho de que, en jornadas lluviosas, el firme es muy resbaladizo debido a las hojas secas y restos que se desprenden del arbolado y acaban sobre la vía.

No menos delicada resulta la circulación a la altura de Santa Baia, donde la existencia de un puente excesivamente estrecho y de varios cambios de rasante añaden todavía mayor peligro a la presencia de la maleza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La vegetación campa a sus anchas y pone en peligro la circulación