La eterna batalla contra los excrementos de las mascotas: «Si mi perro no va a tu portal a mear y cagar, ¿por qué viene el tuyo al mío?»

Marta Gómez Regenjo
M. Gómez RIBEIRA / LA VOZ

NOIA

El mensaje que puede leerse en una calle de Boiro: «Si mi perro no va a tu portal a mear y cagar, ¿el tuyo por qué viene al mío?»
El mensaje que puede leerse en una calle de Boiro: «Si mi perro no va a tu portal a mear y cagar, ¿el tuyo por qué viene al mío?» CARMELA QUEIJEIRO

Los concellos de Barbanza reactivan las campañas ante la presencia de heces de perros en las calles

31 mar 2024 . Actualizado a las 19:16 h.

Es una batalla que las Administraciones libran desde hace años, pero de cuando en cuando arrecian las quejas de quienes sufren con impotencia la proliferación de excrementos de mascotas, ya no solo en las calles, sino también en portales de viviendas y a las puertas de negocios y comercios. Existen en la mayor parte de los ayuntamientos ordenanzas municipales, y lo recoge también la ley autonómica de Protección e Benestar dos Animais de Compañía, que regulan la obligación de los propietarios de perros de recoger las deposiciones de sus animales, pero las dificultades para identificar a los infractores complica la aplicación de estas normas. Es por ello que los concellos refuerzan la vigilancia y las campañas informativas para tratar de poner coto a un problema de salud pública.

Son varias las entidades locales que señalan que están trabajando en medidas para reforzar la lucha contra la proliferación de excrementos de canes en la vía pública. Es el caso del Concello de A Pobra, donde se están valorando distintas opciones para encontrar la que mejor se ajuste a la realidad de la localidad. Fuentes municipales reconocen que, aunque existe una ordenanza desde 1991 que hace alusión a la recogida de heces de los animales y la normativa establece sanciones de entre 100 y 500 euros, estas no se aplican por lo complicado que resulta constatar la comisión de la infracción.

En este sentido, esta misma semana el PSOE de Pontevedra planteaba la creación de un censo de ADN de mascotas que permita identificar a los propietarios de canes que no limpien los excrementos, pero por ahora ningún concello de Barbanza se plantea aplicar algo así.

Sí se prevé reforzar la vigilancia en Boiro, donde, con la llegada de la primavera se está trabajando también en una nueva campaña informativa y de concienciación. Esta iniciativa irá acompañada además de la instalación en zonas estratégicas de la localidad de papeleras específicas para el depósito de estos residuos.

Con todo, el problema va más allá de los espacios públicos y son muchas las quejas que se reciben de particulares que comprueban como día sí, día también, aparecen heces y meadas de canes en sus portales. Algunos, cansados de esta situación, apuestan por colocar llamativos mensajes con los que tratan de llamar la atención de los dueños incívicos: «Si mi perro no va a tu portal a mear y cagar, ¿el tuyo por qué viene al mío?», puede leerse en un cartel colocado en un edificio de una céntrica calle de Boiro.

Más zonas verdes

Letreros con mensajes de este tipo no son una novedad, y en Ribeira ha habido algunos célebres de comerciantes hartos de encontrarse con excrementos a las puertas de sus negocios.

En la capital barbanzana, la concejala Antía Alberte reconocía que, más que denuncias, hay constancia de quejas, sobre todo de titulares de comercios, que se lamentan por la mala imagen que el incivismo de algunos provoca en torno a sus establecimientos: «Actualmente o máis problemático é o dos ouriños, sobre todo en épocas sen chuvias, porque quedan marcas e provocan cheiros, co dos excrementos hai máis concienciación». En Ribeira también se prevé la imposición de sanciones, si bien la edila aboga por concienciar y, antes de multar, si se detecta a algún infractor se le hace una advertencia.

Otra cuestión que señala como posible solución al problema, o al menos como medida para paliarlo, es la creación de más zonas verdes en el núcleo urbano a donde puedan dirigirse los vecinos con sus mascotas: «É certo que no centro non hai demasiados espazos verdes para pasear os cans e o noso obxectivo é que cada vez haxa máis».

La nueva campaña del Ayuntamiento de Noia lo deja bien claro: «Non queremos marróns»

De la mano de la concejalía de Comercio y de la patronal, el Concello de Noia acaba de poner en marcha una nueva campaña de concienciación para tratar de poner freno a un problema que afecta directamente a un sector vital para la economía noiesa. La propuesta tiene un lema que deja bien clara cuál es la filosofía de la iniciativa: «En Noia non queremos marróns».

La campaña incluye pegatinas con este lema que las tiendas y negocios adheridos a la patronal están empezando a lucir en lugares visibles para los dueños de mascotas, así como un vídeo que hace un llamamiento a recoger los excremento de los canes: «Se che molesta a ti, ao resto tamén».

El concejal de Comercio noiés, José Pérez, explicó que la campaña está especialmente dirigida a corregir este tipo de actitudes incívicas en las zonas comerciales de la villa, con especial atención al núcleo histórico, y recalcó que el objetivo es conseguir una localidad más limpia apelando a la responsabilidad individual de cada uno.