El balance de la primera vuelta de los barbanzanos en Preferente: del notable al necesita mejorar

Carlos Peralta
Carlos Peralta RIBEIRA / LA VOZ

NOIA

CARMELA QUEIJEIRO

Los clubes de la comarca hacen balance de su rendimiento en la primera vuelta

24 ene 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

El grupo norte de Preferente ha consumido ya la mitad de los partidos de la liga regular que se disputarán en esta campaña, la del 2022-2023. En pleno ecuador de la temporada, la alegría va por barrios en la comarca. El Noia dejó atrás el varapalo del derbi contra el Boiro y resolvió un duelo complicado que, sumado precisamente al tropiezo de los boiristas, le permite poner tierra de por medio con uno de sus rivales por el ascenso directo. Por su parte, el conjunto de Anxo Casalderrey finalizó en tercera posición la primera mitad del curso.

En otros menesteres anda el Unión de Asados, que sumó 17 puntos en la primera vuelta. Un total que no le permite acabar este primer asalto fuera de los puestos de descenso. Los rianxeiros confían en remontar el vuelo.

NOIA CF

Una media de 88 puntos. La primera vuelta del Noia rozó el sobresaliente. El equipo de Iván Carril comenzó el curso con una renovación casi íntegra de su plantilla. Menos de un tercio del equipo del curso anterior seguía, 12 meses después, a las órdenes del técnico coruñés. «Ni los más optimistas pensaron que podríamos hacer 44 puntos, que son una barbaridad. El crecimiento ha sido bestial», apuntó Carril.

El conjunto blanco se sobrepuso a un inicio dubitativo, con un punto de seis posibles, y encadenó una racha excelente de triunfos. En total, llegó al ecuador de la temporada con 14 victorias en 19 partidos. Además, los noieses son el segundo equipo más goleador —por detrás de la Sarriana, que le pisa los talones con solo un punto de desventaja— y el tercero que menos goles recibe. Anxo Vidal (9) y Marcos Piñeiro (8) son los principales artilleros de un equipo que, sin embargo, ha sabido repartir su cuota de protagonismo de cara a portería. Además, los noieses encontraron en el mercado una buena mezcla de perfiles: desde el desparpajo del joven Willian a la veteranía y oficio de un clásico del fútbol de Barbanza como el defensor Paco Allo. La lesión del central Adrián Maroñas podría forzar un movimiento del Noia en el mercado de fichajes.

CD BOIRO

Cambio de dinámica. El Boiro, que el año pasado acabó inmerso en la pelea por salvar la categoría, logró regresar a las aspiraciones que le corresponden. Lo hizo bajo la batuta de Anxo Casalderrey. El técnico ourensano trata de imprimir su pasión por la táctica y el orden a sus jugadores. Sus cifras en defensa le avalan como el conjunto que menos tantos encaja del grupo norte de Preferente, con 11 tantos.

El Boiro, reforzado con figuras veteranas como el defensor Saro o el delantero Pedro Beda (tercero en la lucha por ser pichichi gracias a sus 14 tantos), luchará por finalizar el año en los dos puestos de ascenso directo a la Tercera RFEF. Casalderrey señaló que los resultados son fruto de la constancia: «Es el trabajo de confeccionar una estructura de juego para el equipo e intentar convencer del compromiso de ese esfuerzo a los jugadores». El Boiro está abierto a sumar nuevas incorporaciones que puedan mejorar la dinámica de grupo.

UNión de Asados

Una meta: 24 puntos. El Unión de Asados cerró vuelta en puestos de descenso. El cuerpo técnico del club rianxeiro, liderado por José Luis González, se marca como objetivo conseguir 24 puntos en la segunda. Una cifra que, según sus estimaciones, les dejaría próximos a una salvación sin apuros. Para ello, el equipo debe primero mejorar en defensa. El conjunto es el cuarto que más goles encaja (por delante de Fisterra y Portomarín, dos elencos algo descolgados por la salvación). «Esperaba competir mejor a estas alturas», apuntó el técnico de Valga, que también lamentó que sus pupilos no lograran amarrar algunos empates que, convertidos en derrotas, suponen una carencia de tres puntos que les habrían permitido llegar al ecuador fuera de los puestos de descenso.

González insistió en que sumar solo dos empates tiene un motivo: el Unión de Asados muestra dos caras en los partidos. Una competitiva —y más visible en Vilas— y otra que saca los defectos a relucir. En cualquier caso, el técnico confía en el talento de un grupo que, meses atrás, hizo historia en Primera Galicia con un ascenso en un contexto repleto de tensión, en el que apenas estaban permitidos los errores.

El equipo, que ya incorporó al centrocampista rianxeiro Borxa Garrido procedente del Boiro, no tiene pensado sumar más efectivos a su primer equipo.