Francisco Busto, un militar de Noia amante de la naturaleza siempre dispuesto para el servicio

General de división del Cuerpo de Intendencia de la Armada, falleció a los 73 años

Francisco Busto Salgado, general de división del Cuerpo de Intendencia de la Armada
Francisco Busto Salgado, general de división del Cuerpo de Intendencia de la Armada

Nació en Cambados, porque de allí era su madre, y sus obligaciones como general de división del Cuerpo de Intendencia de la Armada motivaron que residiera durante muchos años en ciudades como Ferrol, Marín o Cartagena. Sin embargo, Francisco Busto Salgado se sentía y era de Noia. Allí pasó su infancia y su juventud, y es en esta localidad donde uno de sus hijos, Antonio Busto, está al frente de una farmacia con tradición.

A lo largo de su dilatada trayectoria profesional, Francisco Busto tuvo distintos destinos a flote y en tierra. El último fue el de director de asuntos económicos de la Armada en el cuartel general de la Armada en Madrid. Fue en el 2010 cuando este hombre, que siempre estuvo dispuesto para el servicio allí donde más necesaria resultara su presencia, fue ascendido a general de división.

Volcado en el ejercicio de la actividad militar, de la que se retiró hace ocho años, eso no fue obstáculo para que su pasión se extendiera a otros campos. Su hijo Antonio Busto explica que era un apasionado de la naturaleza y que cuando él y sus hermanos eran pequeños siempre pasaban dos semanas de las vacaciones estivales alojados en algún cámping. Antonio Busto recuerda a su padre como un ejemplo: «Una persona honrada e íntegra, amigo de sus amigos».

Pintura al óleo

Otra de las pasiones de Francisco Busto era la pintura al óleo, sobre la que hizo diferentes cursos para perfeccionar su técnica y avanzar en el conocimiento. También le gustaba realizar maquetas de barcos y, en esta afición, su hijo Antonio señala que deja inacabada una del buque Juan Sebastián de Elcano, en el que realizó la instrucción.

Padre de seis hijos, de los que una niña falleció con 2 años, Francisco Busto murió ayer a los 73 años a causa de una severa enfermedad que lo fue minando. Uno de sus descendientes, Guillermo, ha seguido sus pasos y también ingresó en la Armada. De hecho, fue el propio Francisco Busto quien le entregó el despacho de oficial.

Amigos y familiares le tributan desde ayer un último adiós en el tanatorio Virgen del Camino de Pontevedra. El funeral en su memoria tendrá lugar el lunes, a las cinco y media de la tarde, en la iglesia parroquial de San Bartolomeu de la capital del Lérez.

Sus restos mortales serán incinerados y enterrados en Pontevedra, en el mismo camposanto en el que está su hija fallecida con 2 años y a cuyo lado siempre expresó que deseaba estar cuando llegara el momento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Francisco Busto, un militar de Noia amante de la naturaleza siempre dispuesto para el servicio