El Noia tiró en dos minutos una renta de tres goles y acabó empatando

Francisco Brea
F. Brea RIBEIRA / LA VOZ

NOIA

Al choque entre el Noia y el Mengíbar no le faltó intensidad
Al choque entre el Noia y el Mengíbar no le faltó intensidad CARMELA QUEIJEIRO

Los noieses llegaron a ir ganando 4-1 y el encuentro parecía cerrado

27 feb 2021 . Actualizado a las 23:49 h.

Nadie se esperaba el desenlace final del encuentro después de haber visto su transcurso. El Noia Portus Apostoli salió intenso, como siempre, y sorprendiendo. Marlon Velasco apostó por el juego de cinco a los pocos segundos para dar un golpe de efecto. Pope se enfundó la camiseta de portero jugador y Pirata, tras un minuto en el que los locales estuvieron tocando el balón, probó fortuna, pero su disparo no encontró portería. Lo volvió a intentar con una volea que se marchó fuera y poco después llegó el primer aviso de Dani Colorado para indicar que el Mengíbar estaba en el Agustín Mourís.

En el minuto 4, Pope mandó una falta a la cruceta. Sería la primera vez que el Portus Apostoli se toparía con el palo, pero no la última. Los locales lo siguieron intentando, mientras los jienenses buscaban no complicarse y optaban por ataques directos. En el minuto 7, un despeje desde su área de Rivera se convirtió en una de las mejores ocasiones del Noia. La pelota salió golpeando la parte exterior del palo de la portería defendida por Marco.

Poco después, fue Pirata el que se encontró con la madera tras una intervención providencial del cancerbero visitante, que tocó lo justo el balón para evitar el gol. Volvió a repetir el 17 de los noieses, al estrellar en el palo un doble penalti en la acción siguiente.

No fue hasta el minuto 12 cuando llegó el tanto del Portus Apostoli. Luisma estrenó el marcador al finalizar un gran contragolpe de los locales. Tres minutos después Antonio Diz parecía sentenciar el encuentro tras enlazar una buena jugada con Pirata. Pero antes del descanso un viejo conocido de la afición del Agustín Mourís, Dani Colorado, recortó distancias.

De la gloria a la pena

La segunda parte comenzó con intensidad por parte de ambos equipos, lo que hizo que el juego no fuera fluido. Cuando peor lo estaba pasando el Noia apareció Álex Naranjo para mandar la bola a la red con un potente chut. Con el 3-1 se llegó a los diez últimos minutos. Los visitantes arriesgaron con el juego de cinco y, sorprendentemente, Marlon Velasco respondió con la misma moneda. Antonio Diz se convirtió en protagonista en el minuto 33, primero por realizar una gran parada como portero jugador y, acto seguido, por firmar el cuarto del Portus Apostoli.

El choque parecía visto para sentencia, pero nada más lejos de la realidad. El Mengíbar no se vino abajo y lo siguió intentando. Apostó por el portero jugador y le salió bien. Primero fue Tortu, en el 38, el que vio portería. Segundos después fue Dani Colorado el que metió el miedo en el cuerpo a los noieses. Y, finalmente, a pocos segundos de que sonara la bocina, Víctor Montes certificó el empate al aprovechar una jugada embarullada.