Iván Carril, entrenador del Noia: «Todo ha ido tarde, mal y arrastro»

Álvaro Sevilla Gómez
S. GÓMEZ RIBEIRA / LA VOZ

NOIA

CARMELA QUEIJEIRO

El técnico, que quiere volver a competir, critica que no se terminara la pasada liga

30 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Los rivales ponen a su Noia como rival a batir, pero Iván Carril (Boqueixón, 1985) sabe que en esto del fútbol dos más dos nunca son cuatro. Lo que sí es seguro es que les tocará ser protagonistas, por lo menos si quieren ser candidatos al ascenso.

-No les gustó demasiado la cancelación de la última liga.

-No nos gustó. Quedaba un tercio de la competición por jugarse. Al final se perjudicó la temporada pasada y también esta. Se modificaron las ligas, se crearon diferentes sistemas de competición... Es verdad que nadie esperaba una situación así, pero había sido más justo para todos terminar el torneo pasado ahora. Lo que se hizo condicionó todo, y no se sabe durante cuántos años lo hará. Ahora hay equipos que no quieren competir. Fue una situación difícil de gestionar, pero como se hizo y como se está haciendo no me parece que seamos el ejemplo de nada.

-Llegan con el tiempo justo.

-Todo ha ido tarde, mal y arrastro. Se han hecho las cosas deprisa y corriendo. La situación no es mejor que hace varios meses sino que es peor, pero ahora sí hay que empezar. No tiene mucha lógica que la Tercera esté compitiendo, que el juvenil de Nacional también y que Preferente no. Nosotros empezamos antes a entrenar pensando en la salud de los futbolistas porque después de ocho meses parados, cuatro semanas o cinco para poner a la gente a punto es muy poco, y más aún de cara a un formato de liga muy corto en el que no hay margen de error.

-¿Y cómo están los jugadores?

-Teniendo en cuenta todo lo que te comentaba, el parón y la incertidumbre, la gente viene muy bien. Estuvo metida, se cuidaba, no sé, para mi tiene mucho mérito como vienen los chavales. Es mucho tiempo, mucha incertidumbre de si se empieza o no. En todo este período es muy fácil que te abandones, que pierdas la ilusión. Pero bueno, me sorprende para bien. Estamos trabajando en estas fechas, que no son las mejores, pero veo muy buena predisposición. Tenemos dificultad para arreglar partidos amistosos y miedo con las cargas de trabajo. Tengo ganas de seguir, de quemar semanas y etapas y de que la gente se acerque al nivel que puede dar.

-¿Y cómo se espera a los adversarios, a quienes ve como candidatos al ascenso?

-Lo fácil es decir a los equipos de siempre, pero hay muchos factores que condicionan. En algún conjunto hay deportistas que no van a jugar mientras siga el virus. Todo es una incógnita y que se marchen dos o tres personas te cambia por completo la confección de la plantilla y del once. Siendo tan corto el calendario, no puedes equivocarte. No sé. Me parece que Puebla y Boiro deberían estar arriba, pero el Boiro es uno de los más afectados. Creo que terminará sacando un equipo competitivo. El Puebla puede verse beneficiado porque mantiene el bloque de los últimos años, sigue el entrenador y conocen su modelo de juego. Tienen un trabajo hecho que a lo mejor a otros les va a costar más.

-Pues muchos ponen al Noia como candidato al ascenso.

-Entendemos que con esa división de grupos se nos puede meter entre los favoritos, pero no significa nada. Quizás sí tendremos más presión que otros. Sabemos que los equipos nos van a respetar mucho, que van a jugar con el cuchillo entre los dientes y que no se van a exponer lo más mínimo. Pero si queremos estar arriba tenemos que sumar de tres y muy seguido. Estas cosas no nos sorprenden, debemos trabajar para ello. Al Boiro le va a pasar lo mismo y el Puebla creo que estará arriba. Todos los equipos te lo van hacer pasar mal. Tengo ganas de ver como acaban formadas las plantillas y como competimos contra ellas.

-¿Y tienen miedo al virus?

-Hay miedo en el sentido de que es muy sencillo que cualquiera en el trabajo tenga un caso y a partir de ahí debas hacer la cuarentena preventiva. Es un año que, como te decía, es muy difícil porque hay factores que no se pueden controlar y a algún partido te puedes presentar con cinco o seis bajas. Es algo que estamos viviendo y tenemos que aprender a trabajar así. Al final es cuidar de nosotros, de nuestras familias y de la gente que queremos. Esto no es una broma.

-Y a los socios, ¿confía en poder verlos en la grada?

-Estuve viendo el Bergantiños contra el Polvorín y había gente en As Eiroas. Dependerá de la situación del ayuntamiento en cada momento. La intención es que nos permitan meter a gente en el campo, porque la cantidad de espectadores que se mueven en estas categorías, con seguridad, creo que es asumible. En ese aspecto soy bastante optimista. Quizás no será a principios de la competición, pero después si habrá gente.