Inicio exprés para Puebla, Noia y Boiro

Álvaro Sevilla Gómez
S. Gómez RIBEIRA / LA VOZ

NOIA

MARCOS CREO

Los equipos llegarán a la liga con el tiempo justo y sin tener claro si habrá afición en la grada

27 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La cuenta atrás ha comenzado y, si nada cambia, la liga en Preferente arrancará el próximo 24 de enero. Boiro, Puebla y Noia tienen solo cuatro semanas por delante para engrasar una maquinaria que lleva cerca de ocho meses parada y que se topa ahora con la necesidad de obviar las vacaciones navideñas para ponerla en movimiento. «El margen es muy corto y hay que tener en cuenta que está Nochebuena, Navidad, Año Nuevo, Fin de Año, víspera de Reyes. Las condiciones son difíciles», asegura el técnico de los de Barraña, Cristian Pérez.

Su homólogo en A Alta, Anxo Casalderrey, mantiene su misma filosofía y defiende que «una semana más nos vendría muy bien a todos. Creo que el 24 de enero es una fecha precipitada. Más cuando ahora estamos con trabajo de activación para evitar lesiones y tenemos que ser cautos con las cargas de trabajo». Sin margen también para organizar amistosos, lo cierto es que los tres conjuntos barbanzanos llegarán al arranque liguero a ciegas. «No me planteo ni la posibilidad de jugarlos. Toca hacer un buen trabajo en los entrenamientos», afirma Casalderrey.

Es el presidente del Noia, José Luis Botana, el que, más que precipitado, el arranque liguero le «parece tarde. Preferente tendría que haber empezado junto con Tercera. El protocolo al final va a ser igual en octubre, enero o julio. Las medidas puede que se relajen, pero no creo que desaparezcan». Desde San Lázaro critican también la falta «de ayudas en una competición como Preferente, que es la mayor de Galicia. Este año las federaciones tendrían que contemplar el estrangulamiento económico de muchos de los colaboradores de los clubes. De Preferente para abajo no hay un euro en ayudas».

Buena llegada

A pesar del parón, lo cierto es que los tres conjuntos reconocen que los jugadores han llegado en una sorprendente buena forma. Había ganas de jugar y no se han descuidado. «Me ha sorprendido como se cuidaron mis jugadores en esta pandemia, fueron muy responsables. Estoy encantado con ellos», destaca Casalderrey. «Los chavales están muy bien, con ilusión y con muchas ganas. Llevan muchos meses sin tocar una pelota y ahora es el momento de que vayan ganando sensaciones y poco a poco ir haciendo piña», afirma Pérez.

«Llegaron mucho mejor de lo esperado», reconoce un Botana que tampoco entiende por qué no se quiso empezar la liga en octubre y sí en enero cuando la situación epidemiológica es todavía peor, más aún en esta zona: «Es una pena lo que estamos consiguiendo. La ruptura entre los equipos es total».

La visión positiva la arroja un Casalderrey que considera que «estoy tranquilo por la competición, conozco a mis chavales y la respuesta que han tenido ante el covid. Creo que no debería haber problema para afrontar la competición».

Un problema que sí existe lo expresa Cristian Perez, quien reconoce la importancia de que haya gente en la grada: «Lo único que esperamos es podamos contar con público en las gradas, es algo de lo que más nos preocupa. Hacemos este esfuerzo para jugar delante de nuestros aficionados». Y todo hace indicar que esa incógnita no se despejará demasiado pronto.