La lotería de Navidad dejó unos 2,3 millones en pedreas en Barbanza

Ana Gerpe Varela
a. Gerpe RIBEIRA / LA VOZ

NOIA

Marcos Creo

A Meiga de Noia volvió a repartir suerte con un décimo de un quinto premio

23 dic 2020 . Actualizado a las 20:12 h.

«No son las Navidades soñadas, pero nos conformamos», manifestaba ayer por la tarde el administrador de A Mezquita de A Pobra, Fernando Santos. Dado que en A Meiga de Noia se vendió el único décimo de un número premiado en la comarca, concretamente del más madrugador, el 86986, a loteros y jugadores no les quedó más alternativa que buscar entre la inmensa lista de cifras para ver si habían rascado algo. Según las estimaciones preliminares de dueños de despachos, el sorteo ha dejado unos 2,3 millones en pedreas. Se trata, sin embargo, de una cantidad sensiblemente inferior a la de años precedentes.

Entre quienes más dinero han repartido figuran el muradano Manuel Maceiras, que situó la cantidad global por encima del medio millón de euros: «Temos a terminación do 62272, que foi collido pola confraría e despachámolo case íntegro, case 200.000 euros, e demos outros 140.000 co 20495, que ten os últimos dous números do segundo premio». También tuvieron muy buena salida en esta oficina los décimos del 53097, que ha reportado unos 108.000 euros: «Mercárono no centro de saúde e unha sociedade de aduanas».

La terminación en 95

Lo cierto es que la terminación en 95 ha dejado un reguero de pequeños pellizcos repartidos por la comarca. En Ribeira, Joaquín Valeiras indicó que despachó 900 décimos del 86795. Se trata de un número al que juegan durante todo el año una treintena de compradores de la lonja y cuyas ventas para el sorteo del 22 de diciembre se multiplican. Comentó que también fue comercializado por una tienda de alimentación de Corrubedo: «Por lo que seguro que muchos veraneantes se lo llevaron». Asimismo, este mismo número fue distribuido por La Fortuna, cuyo responsable es Francisco Martínez.