El Noia se despidió con honores de la Copa del Rey

NOIA

CARMELA QUEIJEIRO

Los barbanzanos cuajaron una excelente primera mitad, pero el 0-1 de los visitantes tumbó su plan para pasar a cuartos de final

15 dic 2020 . Actualizado a las 22:43 h.

Aunque mereció mayor gesta, el Noia Portus Apostoli tuvo que despedirse de la Copa de Rey. Le dijo adiós con honores, porque si algo hizo el conjunto de Marlon Velasco fue batirse el cobre y partirse el pecho contra un equipo como el Viña Albali Valpeñas, uno de los grandes de Primera División. Todo se acabó con el gol de Matheus, que echó por tierra la estrategia de los barbanzanos, que hasta el 0-1 habían intimidado, y mucho, a los visitantes.

El duelo arrancó con chispa y garra. El Noia salió a lo que tantos réditos le ha dado este curso, morder los tobillos del adversario, reducir espacios para robar el cuero para encarar la portería rival. Y le funcionó, porque el Viña Albali trató, sin éxito, de quitarse la presión a manotazos y los locales pisaron con peligro el área de un Coro que se salvó de milagro del 1-0. Los palos fueron su mejor aliado y, de paso, el peor enemigo del Portus.

Así siguió el duelo hasta el 0-1, obra de un Matheus que tiró de físico para batir a Pirata, que estaba sobre el parqué con la camiseta de portero-jugador. Como un castillo de naipes fue deshaciéndose el Noia, que vio como a falta de segundos para llegar al descanso se veía obligado a crear juego en estático. Incluso así tuvo sendas ocasiones de Lluc y Naranjo para igualar la contienda. No acertó y el Viña Albali lo aprovechó. Álex García y Chino aumentaron la renta hasta el 0-3. Naranjo hizo el tanto del honor y Dani Santos cerró la cuenta. La Copa dijo adiós a Noia.