Hemeroteca: Polémica restauración del templo noiés de San Martiño con parón incluido

Un informe de Patrimonio concluyó que se habían cometido varias irregularidades


ribeira

Repleta de andamios, pero sin obreros. Así estaba hace 26 años la iglesia de San Martiño de Noia. El Ayuntamiento había ordenado a mediados de enero la paralización de las obras de restauración al considerar que dichos trabajos podían estar ocasionando daños irreparables en la piedra del histórico edificio. El ejecutivo local solicitó un informe sobre la actuación a la Dirección Xeral de Patrimonio, organismo que confirmó sus sospechas. El documento ponía pegas a la ubicación de dos andamios, algunos de ellos anclados con tornillos, y también al método empleado para limpiar las fachadas, un chorro de agua con demasiada presión.

Pero lo más llamativo del informe es que denunciaba que el agua entraba sin control en el interior del templo, sobre todo en la zona del órgano y en la capilla del Sagrado Corazón, y que la existencia de andamios había permitido el paso de toxicómanos, que habían sido sorprendidos tocando las campanas.

Las actuaciones estaban siendo ejecutadas por la Concellería de Cultura, que atendiendo a las recomendaciones de Patrimonio siguió adelante con los trabajos después de recibir luz verde por parte del Concello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Hemeroteca: Polémica restauración del templo noiés de San Martiño con parón incluido