El Sofán rompe la racha del Noia, pese a jugar una hora con diez

Preferente Galicia | El Laracha vuelve a perder contra el Ribadeo por la mínima y a balón parado


carballo / la voz

La victoria del Sofán al Noia, uno de los gallitos de Preferente Galicia Norte, por 2-1, es, seguramente, la más destacada de la jornada. Ya no solo por el hecho de conseguir los tres difíciles puntos ante un adversario que acumulaba la friolera de diez jornadas sin perder, sino por cómo se lograron: nada más y nada menos que jugando durante una hora con un hombre menos debido a la expulsión de Raúl por doble tarjeta amarilla «bastante rigurosa», comentó el entrenador Alberto Rodríguez.

Esto obligó a los carballeses a emplearse muy a fondo, «como nunca ata agora», añadió el técnico. Y a base de esfuerzo y con una afición que estuvo también más entregada que nunca, lograron un triunfo épico.

Alexandre abrió el marcador muy pronto, con un tiro de una falta que metió por toda la escuadra. Los locales incomodaron en todo momento a los noieses. Tuvieron varios acercamientos claros al área rival. No obstante, a raíz de la expulsión de Raúl, el Sofán se replegó y logró marcharse al descanso con una mínima ventaja.

En los vestuarios, el míster realizó unas correcciones, sobre todo para conseguir sacar faltas y realizar contragolpes, y los bergantiñáns regresaron al césped con las ideas más claras. Encajaron el gol del empate muy pronto, pero también al rato, Alexandre, nuevamente, tomó la ventaja para su conjunto al culminar una contra magistral. Incluso tuvieron una ocasión para aumentar el marcador.

«Era un reto gañar ao mellor equipo do 2020 segundo as estatísticas e estamos moi contentos por como se fraguou. A sensación foi de que non nos acosaron; si co balón, pero non con remates», concluyó Rodríguez. El Sofán sigue undécimo y suma por tercera jornada consecutiva.

El Laracha vuelve a perder contra el Ribadeo por la mínima y a balón parado

No pudo ser la segunda victoria de Héctor Pena al frente del Laracha. El equipo rojiverde se desplazó al campo de un hueso duro como es el Ribadeo, siguiendo la tónica de las últimas jornadas, y se trajo para la casa una nueva derrota por la mínima y a balón parado: 1-0.

En esta ocasión, el vendaval condicionó el encuentro: «Na primeira parte, xogamos co vento en contra e este freábate. Se estabas quieto, incluso te movía. Xamais xogara nun campo no que houbera tanto aire», explicó el entrenador. De este modo, fue muy difícil jugar al fútbol. Los pequeños detalles iban a ser los que determinaran el partido y así sucedió.

Ya en el primer período, los locales tuvieron un par de ocasiones. Tras la reanudación, en una jugada aislada, el árbitro «inventouse un penalti», comentó el míster, a favor de los lucenses, que se convirtió en el único gol del encuentro.

Ya contra el final, el portero local evitó con dos grandes intervenciones los que hubieran sido los tantos del empate y de la remontada. Pero lo cierto es que el desgaste que el vendaval provocó en los laracheses en los primeros 45 minutos marcó mucho la segunda parte en un terreno de juego de grandes dimensiones .

«Non temos sorte e seguimos perdendo por un gol e a balón parado. Non nos queda outra que seguir traballando», comentó el técnico que defiende, a base de resultados, que sus jugadores están trabajando mucho para tratar de revertir la situación que los mantiene segundos por la cola, ahora a ocho puntos de la salvación: «Somos un equipo sólido. Xogamos contra os primeiros nos últimos partidos e en todos estamos perdendo pola mínima e con opcións de sacar un empate ou de gañar. O equipo está competindo, non está sendo inferior a ninguén, sendo que tampouco estamos tendo sorte coas lesións dos xogadores tocados nun plantel que é moi xusto».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Sofán rompe la racha del Noia, pese a jugar una hora con diez