Uxío Labarta: «La ciencia no está incorporando personal»

Carlos Punzón
carlos punzón VIGO / LA VOZ

NOIA

Oscar Vázquez

Las rías son su escenario natural: «Hay ahí fuera 18.000 millones de mejillones trabajando ahora»

15 ene 2020 . Actualizado a las 22:30 h.

Tres cuartas partes del cuerpo humano son agua. Pero en el de Uxío Labarta es más. Lo es todo. El mar ha sido su horizonte desde los veranos infantiles en Noia, sobre el bote de remos familiar. Le ha servido de lienzo para trabajar desde 1972. Y ahora que ha alcanzado, a sus 70 años, la condición de investigador ad honorem, no le deja de maravillar: «Sabes que ahora mismo hay 18.000 millones de mejillones filtrando agua en las rías gallegas, entre cuatro y cinco litros a la hora cada uno», explica con su tranquilidad natural, seguro de que va a sorprender, como la vida marina le sigue sorprendiendo y ocupando. Él ha visto, medido, sentido al molusco que ha centrado buena parte de su carrera. Encima de la batea, en el laboratorio, en la lonja y en el plato.

«Me lo he pasado muy bien», dice como resumen de casi medio siglo investigando el mar, de ver cómo los océanos se iban parcelando, cómo surgía el interés por todos los países costeros por aprovechar las aguas que bañan sus plataformas, cómo se levantaban las fronteras del mar y surgían las cuotas pesqueras. «El caso es que cuando todo eso surgió, los gallegos ya pescábamos allí y allí es en todas partes», dice para aludir a los problemas que los marineros de Galicia se fueron encontrando y que les granjearon en diversas esquinas del mundo cierta mala prensa, no siempre motivada.

Los genes de su padre, un farmacéutico de Santiago, que pasó antes con despacho por Guitiriz y Forcarei, y los de su madre, de Noia, modelaron su espíritu e inquietudes. Las educativas se encaminaron hacia Biología en Santiago y pronto llegaron también las políticas. Las Juventudes Estudiantiles Católicas fue el foro donde, antes incluso, empezó a explayarse. «Allí conocí a Emilio Pérez Touriño, Sindo Villar, Tuco Cerviño... En ese entorno me reconozco, en el del grupo vinculado a los curas obreros, al movimiento que sale del Vaticano II», dice Uxío Labarta hablando que aquellos años 66 y 67.