Recupera 2.300 euros que perdió el día 24: «É o mellor Nadal da miña vida»

Crisanto Pérez celebró como si le tocara la lotería que le devolvieran su cartera extraviada


Noia / La Voz

Si hay alguien que ayer encarnase el espíritu navideño y la alegría de estas fiestas en toda su dimensión es Crisanto Pérez. El hombre, vecino de Noia, no cabía en sí de felicidad, y lo cierto es que no es para menos después del disgusto que se llevó en la tarde de Nochebuena. Tras cerrar su establecimiento hostelero puso rumbo a su casa para celebrar las fiestas con su familia, pero en medio del camino se percató de que había perdido la cartera con más de 2.300 euros, un dinero que ya daba por perdido. Hasta ayer.

«Está claro que aínda hai xente boa no mundo», contaba Crisanto, que reconocía que estaba como si le hubiera tocado la lotería. En la cartera que extravió llevaba la recaudación de su bar, la Taberna da Pepa, pero ningún tipo de documentación que permitiera identificar a su dueño. Pese a ello, quien la encontró la llevó a la Policía Local: «Estaba todo dentro, nin contara os cartos. É un rapaz que terá 25 anos, a el eses cartos aínda lle arranxaban un par de meses e non quedou con nada». Sí recibió «un detalliño» del dueño del billetero, pero nada que pueda pagar el agradecimiento que siente el hostelero noiés.

De hecho, a Crisanto le gustaría contactar con el joven para darle las gracias de nuevo porque en el momento en que recibió la cartera apenas reaccionó: «Empezáronme a tremer as pernas da alegría. Se nese momento me pinchan cun coitelo non sangro da alegría».

Casi de inmediato

Hubo dos factores que se aliaron para que esta historia acabase con final feliz. El primero, el comportamiento ejemplar del joven que encontró el dinero y, el segundo, la desesperación que llevó al hostelero a acudir a la Policía Local para denunciar la pérdida de la cartera. Él se percató casi de inmediato que le faltaba la billetera. Después de cerrar el bar, paró en otro establecimiento de O Cantón a tomar algo con su familia, y de ahí puso rumbo a la Alameda. En ese tramo de unos 500 metros se le cayó la recaudación, y aunque volvió tras sus pasos al instante ya no había rastro.

Dio varias vueltas buscando la cartera, hasta que se dio por vencido: «Sempre gardo a carteira do peto, pero ese día puxémonos a falar e non sei como caeume, non nos demos conta nin a miña muller nin eu. Non contaba con recuperar os cartos, pero fomos pola Policía Local e deixamos o contacto por se aparecía». Y apareció: «En 61 anos que teño, é o mellor Nadal da miña vida».

Puede que el final feliz para Crisanto sea un pequeño milagro navideño, o puede que sea el karma premiando sus buenas acciones del pasado. Hace unos años, fue su mujer la que se encontró en la calle una buena suma de dinero, en concreto unos 2.800 euros que a alguien se le habían caído con una carpeta a la entrada del mercado municipal. Ella tampoco dudó en devolverlo, y con ayuda consiguió localizar al propietario en la misma plaza de abastos. Se le puede llamar como se quiera, karma, milagro o simplemente honradez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Tags
Comentarios

Recupera 2.300 euros que perdió el día 24: «É o mellor Nadal da miña vida»