La constante evolución de Silver

Silvestre Gómez se ha convertido en el primer púgil de Noia que ha logrado una medalla en una cita nacional


Ribeira / la voz

Silvestre Gómez (Noia, 2004) siempre soñó con convertirse en luchador profesional. Siendo un crío paseaba por la alameda noiesa con un cinturón de lucha libre atado a la cintura. Esa ensoñación, ese deseo, esa ambición lo han llevado, con solo 15 años, a convertirse en el primer púgil de la localidad que ha logrado una medalla de plata en una cita nacional de boxeo. La mordió este fin de semana, en Murcia, donde acudió después de convertirse en el campeón gallego júnior de más de 80 kilos.

«Foi un combate moi disputado, contra un rival que o superaba en altura e peso», explica Chema Salanova, del Maniotas, donde Silver, como se hace llamar sobre el cuadrilátero, comenzó a golpear sacos antes de convertirse en adolescente. En la batalla, que fue retransmitida a través de Internet, puede apreciarse una gran técnica, la constante evolución que ha experimentado el noiés de la mano de su técnico, Alfredo Blanco.

Delante tuvo al valenciano Mohamed Ouahollah, que aprovechó esa ventaja de más de diez centímetros para mantener a distancia a Silver. «Intentou levar ao contrincante á distancia corta, ás voleas de dereita, que chegaban perfectamente, pero o valenciano tamén fixo un traballo perfecto». El resultado, favorable para el levantino, fue aceptado con entereza por el noiés: «É unha prata merecida, pero o traballo de Silvestre valeulle para recibir o recoñecemento de todo o mundo, tanto do rival como dos adestradores do resto de comunidades autónomas».

Calendario copado

El gran papel realizado tanto en la cita autonómica como en este último campeonato de España ha avivado que el nombre de Silver Gómez viaje por todo el país. «Temos o calendario copado ata febreiro», reconoce su técnico, un Alberto Blanco que sabe que el joven ha conseguido todo gracias a su valentía: «Mostrou unha gran intensidade, e un nivel moi alto».

La siguiente vez que se suba a un ring será este día 21, en la Velada Cidade de Lugo, que se celebrará en el Palomar a las 20.00 horas: «Está chamándonos todo o mundo, pero tampouco podemos arriscar. Tomámonos isto con calma, con ganas de ir paso a paso». Allí, después de la derrota del pasado fin de semana, querrá dar un golpe encima de la mesa y salir vencedor.

Los compromisos seguirán el próximo mes. En Marín competirá en febrero, y también se vestirá de corto en marzo, para la velada que se celebrará en Ribeira. Cerca de su gente, sobre todo de su familia, que siempre ha sido la mayor impulsora del espíritu competitivo del joven. Silvestre Gómez, Silver, quiere demostrar que la evolución no para. Y que solo piensa en volver a luchar por el oro de España.

Silvestre Gómez: «Quiero llegar a lo más alto»

Álvaro Sevilla

Levantó en Marín su primer título gallego, pero tiene ganas de más. Su receta no es otra que entrenar duro

Silvestre Gómez (Noia, 2004) ya no es el crío que, con solo 11 años, sorprendió a todos alzando el título autonómico de formas. Ha dado el salto al ring, ha seguido entrenando, sudando, incrementando la velocidad de sus piernas y la potencia de sus puños. Su meta, confiesa, pasa por dejar huella: «Quiero llegar a lo más alto. Sé que no va a ser fácil, pero estoy dispuesto a trabajar duro». En Marín, el púgil barbanzano se coronó como campeón gallego de boxeo de la categoría promesa. La gesta le ha entreabierto las puertas del Campeonato de España, que se celebrará en diciembre en Murcia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La constante evolución de Silver