Hemeroteca: Tres hermanos resultaban muertos en el voraz incendio de una vivienda de Noia

Su padre intenó salvar a los pequeños, pero acabó tirándose por un balcón y sufriendo quemaduras graves


ribeira

Como horrible incendio era calificado el suceso que a estas alturas de 1895 tenía lugar en Noia. Las llamas calcinaron una vivienda situada en la calle Calvario, en las inmediaciones de la alameda, y provocaron la muerte de tres hermanos que se encontraban en el interior del inmueble.

Todo comenzó, según recogía La Voz de Galicia, a las siete de la tarde debido a un descuido de José Pérez Moledo, el vecino propietario de dicha casa. Al parecer había colocado una luz cerca de un quinqué que estaba vertiendo petróleo, propiciando una explosión que había provocado un incendio «de proporciones inmensas».

El suceso movilizó a un buen número de vecinos que trataron por todos los medios posibles de apagar las llamas. Ante la escasez de agua, los noieses congregados en el lugar arrojaron cestos de tierra sobre el fuego, pero no evitaron que la casa quedara reducida a escombros en cuestión de minutos.

Pero la parte más trágica de este suceso fue el fallecimiento en el acto de tres niños de seis, cuatro y dos años, hijos del dueño de la casa. Este también resultó herido de gravedad al tratar de auxiliar a los pequeños, al igual que el abuelo de las víctimas mortales. Ambos sufrieron gravísimas quemaduras.

Según recogía La Voz de Galicia días después, ante la imposibilidad de hacer frente a las llamas, José Pérez se había tirado por un balcón de la vivienda en busca de ayuda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Hemeroteca: Tres hermanos resultaban muertos en el voraz incendio de una vivienda de Noia