Los mariscadores de Noia vuelven a las playas tras seis meses parados

La cofradía ha contratado análisis del agua por si vuelve a entrar la toxina en la ría


Ribeira / la voz

La mayoría de los mariscadores de Noia están como los chavales poco antes de regresar a las aulas, ansiosos y con muchos nervios. Y es que hoy comienza una nueva campaña, y no les cabe el pan en el cuerpo pues es su medio de vida y lo único que quieren es coger el rastro y dedicarse a su principal actividad. Después de seis meses, muchos de ellos sin ganar ni un euro, estaban esperando como agua de mayo la apertura para volver a tener un sustento. Un número importante de vecinos vive de la mayor industria de la zona, el berberecho.

Después de muchas dudas sobre el inicio del trabajo debido a la toxina que afectó a la ría de Muros-Noia, el colectivo se pondrá la ropa de faena para dedicarse a lo que sabe, extraer moluscos en las concesiones de la cofradía noiesa.

El patrón mayor, Santiago Cruz, es también uno de los más contentos pues por fin «temos vía libre para empezar». El dirigente es consciente de que de esta actividad viven cientos de familias que por lo menos, «poderán gañar un xornal». Cruz comentó que están todos expectantes y deseosos de regresar al mar, ya que seis meses «foron moi longos».

Precavido

A pesar de que la situación en las aguas de la ría se ha normalizado, el dirigente no quiere echar las campanas al aire puesto que la marea roja está «moi cerca. Está por fóra da ría e en calquera momento pode entrar».

La cofradía se ha tomado el asunto muy en serio ya que un revés podría ser perjudicial para todo el colectivo. En este sentido, insistió en que se están adoptando todas las medidas preventivas posibles y explicó que esta semana se llevaron a cabo analíticas para evaluar el estado de las aguas. «Agora non ten problema, pero nós seguiremos coas análises. A última foi onte, para poder baixar con máis tranquilidade ás praias. Fixémolas nun laboratorio privado».

Diversas mejoras

Por su parte, el colectivo Plademar también está expectante y con ganas de regresar al trabajo. Su presidente, Pablo Silva, dijo que esperan que sea una buena temporada, pues sus asociados viven prácticamente de esta actividad. También tienen puestas muchas esperanzas en la campaña: «Dixéronnos que había bastante marisco». A pesar de la apertura, Silva recordó algunas cuestiones que aún preocupan al sector, entre ellas el redondeo. Cree que es necesario solucionar el asunto y que a los mariscadores les paguen el bivalvo que pasa por la báscula, «sen redondeos á baixa».

Por último, hizo referencia a cambiar el sistema de subasta. Insistió en pedir que se haga en directo, a través de las redes sociales, y que puedan comprar profesionales de todas las partes sin necesidad de intermediarios, una actuación que «redundaría en beneficio de todos nós».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los mariscadores de Noia vuelven a las playas tras seis meses parados