La reedición del bipartito con el NOIA coloca a Freire de nuevo en la alcaldía

El regidor brindó su colaboración a los demás grupos e hizo un reconocimiento a la labor de sus predecesores


Noia

En Noia estaba el pescado vendido desde mucho antes de la celebración del pleno de investidura, pero aún así los vecinos abarrotaron el salón noble de la casa consistorial para no perderse la investidura de Santiago Freire. El candidato popular repite en el cargo con una mayoría absoluta apuntalada sobre el pacto de gobierno con el NOIA.

Siguiendo el guion previsto, todos los grupos que obtuvieron representación el pasado 26M postularon a sus cabeza de lista como candidatos a la alcaldía, salvo el NOIA, que con sus votos ratificó el acuerdo alcanzado con el PP 24 horas antes.

Tras la votación, que se realizó en urna, Santiago Freire ofreció a los demás portavoces la posibilidad de tomar la palabra, pero nadie quiso hacer uso de ella, así que fue el alcalde el que pronunció el primer discurso del recién estrenado mandato. El regidor echó la vista atrás, a los 850 años de historia de Noia, para reconocer la labor realizada por los alcaldes y concejales que precedieron a la actual corporación y los logros alcanzados, si olvidar que «aínda queda moito por facer, e nós asumimos a responsabilidade de sacar adiante os importantes proxectos que quedan por diante». Para ello, el mandatario hizo un llamamiento a las demás fuerzas con representación en el pleno: «Os proxectos e investimentos que necesita Noia precisan da participación de todos os grupos e convídoos a traballar conxuntamente para mellorar esta vila e conquerir novas actuacións».

Pendientes de otros concellos

Con la breve intervención de Freire, en la que insistió en agradecer el apoyo de los vecinos, se dio por finalizada una sesión en la que muchos miraban de reojo a lo que ocurría en otros municipios. De hecho, nada más levantarse de sus asientos, concejales y público se preguntaban qué habría pasado en concellos como Muros y Boiro.

Fue una de las anécdotas de una sesión tranquila en la que apenas hubo salidas de guion, salvo las variantes a la hora de jurar el cargo que llevaron a la secretaria a llamar la atención a Manuel Seijas, de En Marea, para que se ajustase a la fórmula legalmente establecida. La funcionaria también requirió a los ediles electos que le hagan llegar su DNI para comprobar sus credenciales dado que algunos no llevaban encima el documento para poder hacerlo en el transcurso del pleno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La reedición del bipartito con el NOIA coloca a Freire de nuevo en la alcaldía