El milagro de las fiestas de Pardesoa

La parroquia forcaricense repite por segundo año un cartel del San Benito con Panorama y París de Noia


a estrada / la voz

Algo deben hacer bien en la parroquia forcaricense de Pardesoa. Pueblos más grandes les miran con envidia cada vez que sale el cartel festivo del San Benito y brillan en él las mejores orquestas de la temporada. En el San Benito de verano, que se celebra invariablemente el día 11 de julio de cada año. Sea lunes o sábado. Llueva o se caigan los pájaros del calor.

El 21 de marzo en el santuario se celebra el San Benito de invierno, pero a ese acuden sobre todo los vecinos de la zona. Principalmente de Forcarei, Cerdedo y Beariz.

El de verano, en cambio, es una de las romerías más concurridas de la comarca. A ella peregrinan decenas de emigrantes que en verano curan la morriña con los aires de la montaña y muchos vecinos que el resto del año se dejan llevar por las prisas en Vigo o en Pontevedra. Pero el día del San Benito es día de volver a casa. A lo auténtico. Las misas se suceden a lo largo de la mañana y las bendiciones van en cadena. «San Benito te favoreza e te libre de males extraños», dice el párroco. Y los fieles se van a comer el pulpo convencidos de que el milagro se obrará.

Más allá de las creencias religiosas, la comisión de fiestas también obra cada año un pequeño milagro: conseguir un presupuesto de lujo para una parroquia que no alcanza los doscientos habitantes.

No siempre fue así. En Pardesoa también hubo vacas flacas, pero desde hace dos años el cartel del San Benito les pone los dientes largos a los vecinos. Este año no va a ser menos. En el 2017 actuaron El Combo Dominicano y París de Noia, el año pasado se batieron en duelo las orquestas París de Noia y Panorama y, este año, la batalla sobre el escenario se mantendrá en los mismos términos. El cartel acaba de presentarse: París de Noia y Panorama en la verbena nocturna, pasacalles y misa cantada con Sin Son Ghaiteiros, animación de tarde con el Dúo Xplosión y gran tirada de fuegos artificiales.

Cinco organizadores

Detrás del programa está un quinteto de vecinos que en el 2014 dieron un paso al frente para asegurar las fiestas y que hoy siguen con la ilusión de ofrecer cada año el mejor programa. Son Verónica Taboada Iglesias, sus hermanos Avelino y María Asunción, Adrián García y Alberto Vilaboa, que cumplen ya un lustro al frente de la organización.

Verónica desvela el misterio. No hay varita mágica ni nada. El único secreto para conseguir las mejores fiestas es «botarlle horas de traballo». «Sobre todo o mes antes hai moito que facer: hai que ir pedir, pegar os carteles... E dúas semanas antes xa é case dedicación exclusiva», comenta Verónica.

Además de trabajar, hay que saber planificarse. «Nós xa case deixamos contratado dun ano para outro, porque senón despois é imposible», cuenta «Ao rematar a festa descansamos un par de meses, pero en setembro ou outubro, xa non poñemos outra vez», explica.

El presupuesto de las fiestas en Pardesoa ronda los 30.000 euros. Que la fiesta coincida en día de semana, como este año, ayuda a contratar mejor. Pero aún así, ¿de dónde sale tal cantidad de dinero en una parroquia que no llega a doscientas almas? Del esfuerzo de todos. Primero de la comisión, que sacrifica su tiempo para organizar las fiestas. Este año, además de hacer el petitorio, vende rifas para el sorteo de 1.000 euros, camisetas y objetos religiosos de todo tipo en el propio santuario. Medallas, rosarios, pulseras viseras o camisetas del santo ayudan a sufragar la fiesta.

Buena parte del presupuesto viene también de las aportaciones de las empresas. En Pardesoa apenas hay industria, pero las empresas y el comercio de resto de Forcarei y su entorno colaboran con la fiesta aportando, como media, entre 25 y 50 euros. «Somos moitos a pedir», reconoce Verónica.

Las familias de la parroquia también se estiran. Por tradición, cada hogar aporta una cuota fija para las fiestas que en la actualidad estás fijada en 100 euros por casa. Por lo general, los vecinos cumplen casi siempre con la tradición. Hay quien recorta la cifra o quien no da nada, pero para compensar algunos particulares llegan a aportar hasta los 150 euros.

No hay más secreto: trabajo y ganas de fiesta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El milagro de las fiestas de Pardesoa