Ramón Petisco: Adiós a un gran relojero y el apoyo de María Elena López

El marido de la presidenta de Amas de Casa de Noia falleció el viernes


Noia / La Voz

Son muchas las razones por las que Ramón Petisco Abeijón era muy conocido en Noia. La principal, y la que posiblemente arrastró a una gran cantidad de amigos y conocidos a su velatorio, es que era una gran persona. Una cualidad que hizo extensiva a las demás facetas de su vida, tanto en lo profesional, dando continuidad a la relojería fundada por su padre en 1953, como en la familiar, convirtiéndose en el gran apoyo y en el inseparable compañero de viaje de María Elena López Vieites.

Con ella recorrió innumerables kilómetros en las múltiples excursiones que organizó como presidenta de Amas de Casa de Noia, hasta que el viernes sus caminos se separaron. De Ramón Petisco, Moncho para los suyos, su familia y sus amigos recuerdan por encima de todo sus cualidades humanas y el amor por su mujer y por sus tres hijas.

Pero hay muchas otras razones por las que será recordado, como su buen hacer en la relojería o por su faceta deportiva. Siempre apoyó cualquier iniciativa organizada por las entidades del municipio, y también lo practicó. Los de su generación sabrán que como futbolista fue el máximo goleador de la Liga da Costa y que militó tanto en las filas del Noia como del Pontevedra antes de colgar las botas. Ayer recibió una concurrida despedida en el cementerio de Santa María A Nova.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ramón Petisco: Adiós a un gran relojero y el apoyo de María Elena López