Jesús Díaz Fornas: «Cumprín a miña promesa de tirar a división de madeira das oficinas»


Jesús Díaz Fornas lo tenía claro, quería ser alcalde de Noia. Y con esa premisa se presentó a las elecciones de 1979. Y lo consiguió. Se mantuvo en el cargo hasta 1987. En el segundo mandato obtuvo 12 concejales de 17. La decisión de sus vecinos de sentarlo en el sillón noble del edificio de la Alameda la recibió con alegría y también con «preocupación e responsabilidade polo reto que asumía». La victoria no la celebró. Solo sintió «a satisfacción de chegar á meta».

La primera decisión que adoptó la misma tarde de la toma de posesión fue «cumprir a miña promesa de tirar a división de madeira das oficinas municipais que obrigaba aos veciños a baixar a cabeza en actitude de humillación para exercer os seus dereitos e expresar as súas queixas». En la primera época de la democracia en la corporación noiesa recuerda que «todos fomos políticos vocacionais e achegamos traballo e honradez, actuando con moderación nos debates e sen confundir o plano político e o persoal. Hoxe só se valora o que poida traer votos».

Jesús Díaz Fornas recuerda con mucho cariño también sus primeras obras, que eran de contenido social. Entre ellas, el colegio de A Barquiña y las viviendas sociales. El exalcalde del PSOE también representó a la comarca en el Congreso, donde ejerció como diputado durante tres legislaturas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Jesús Díaz Fornas: «Cumprín a miña promesa de tirar a división de madeira das oficinas»