Política Social rebaja del 33 al 5 % el porcentaje de discapacidad de un niño de Noia que sufre daño cerebral

a. l. RIBEIRA / LA VOZ

NOIA

NEIFO

La consecuencia directa es que el tratamiento de fisioterapia que estaba recibiendo desde hace años queda suspendid

15 ene 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

«Parece que se ha curado como por arte de magia». El que habla es el padre de un niño de 9 años de Noia con daño cerebral que le afecta a la movilidad de una de sus piernas, y que desde el mes de octubre vive una auténtica pesadilla por la resolución de la Oficina de Valoración de la Dependencia de la Consellería de Política Social, que decidió rebajar del 33 al 5 % el porcentaje de discapacidad del pequeño. La consecuencia directa es que el tratamiento de fisioterapia que estaba recibiendo desde hace años queda suspendido, lo que provocará «que el tendón de la pierna se le vuelva a atrofiar y que no pueda caminar».

El progenitor lleva semanas buscando informes y acudiendo a los especialistas que tratan a su hijo para que le den una alternativa para poder revertir esta situación, aunque también ha puesto todo el asunto en manos de un abogado. «Mi hijo sufre una enfermedad irreparable, hace dos años lo valoraron y le dijeron que tiene un 33 % de discapacidad y ahora dicen que no, cuando él sigue teniendo lo mismo», afirma, al mismo tiempo que cuestiona el informe de los técnicos de Política Social que concluyeron que el menor sufre un problema físico denominado pie equino. «Eso es una deformidad del pie, y a mi hijo lo que le pasa es que el cerebro no le envía la señal a la pierna para que la mueva. Él no es capaz de sentarse en el suelo sin caerse, es impensable que pueda andar por los bordillos de las aceras y cuando sube las escaleras va tropezando con el pie», apunta.