Noia / La Voz

La donación de médula ósea y la investigación del cáncer hematológico es una causa lo suficiente importante como para que hasta la lluvia sea solidaria. Ocurrió ayer en Noia, donde, pese a unas nubes amenazantes, se citaron a primera hora de la mañana alrededor de 200 personas para tomar la salida de la caminata solidaria Rego de Vida, organizada por el colectivo Senda XXI. Ante el objetivo de la iniciativa, que no era otro que concienciar sobre la importancia de donar y recaudar fondos en busca de cura para este tipo de enfermedades, el tiempo aguantó el tipo y solo hacia el final del recorrido los más rezagados se vieron sorprendidos por un chubasco.

Nada que no puedan aguantar los aguerridos participantes en una caminata enmarcada en el fin de semana solidario Lazos de Vida, que arrancó el sábado por la tarde con una jornada de sensibilización sobre la donación de médula. Un total de 174 personas estaban ya inscritas en la andaina, entre ellas dos pequeñas de 10 años, Lucía y Arale, que fueron las primeras en llegar a la meta. A este batallón se sumaron algunos senderistas que se apuntaron a última hora aportando su donativo para la investigación del cáncer: «Ninguén está de máis nestas actividades». Manoli Filgueira, presidenta de Senda XXI, explicó que todavía no han hecho las cuentas, pero se mostró muy satisfecha por la implicación mostrada por los participantes.

Seguir creciendo

No en vano, las actividades de este fin de semana han insuflado ánimo a los organizadores para que la iniciativa no solo tenga continuidad en el futuro, sino que siga creciendo: «O que pretendemos é que Lazos de Vida se converta nun referente de toda a comarca, non que quede reducido unicamente a Noia».

Así que los que este año no han podido acompañar a Senda XXI tendrán su oportunidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Hasta la lluvia fue solidaria en Noia