Un agua milagrosa que mana en medio del bosque de Noia

El manantial con mayor contenido de hierro del municipio se encuentra escondido en medio de la vegetación


Noia / La Voz

A pesar de aparecer entre las referencias que recoge el Concello de Noia como conjuntos singulares de recomendada visita y de la existencia de las señales que indican el desvío que debe tomarse en la carretera que va a Santiago, no es fácil dar con la Fonte Ferruxinosa. Una vez que se abandona el vial comarcal AC-311 aparecen varias encrucijadas y ni una sola pista de cuál es el camino a seguir. Así que toca preguntar: «Tes que coller alí adiante á esquerda e logo ao pasar un taller hai unha pista que se mete no monte e xa estás, o coche telo que deixar na estrada. Pero alí non hai gran cousa que ver», explica una mujer mayor. Quizá tenga razón, pero vale la pena buscar la fuente de la que mana agua milagrosa.

A pesar de las indicaciones, es fácil pasarse de largo del camino que lleva al manantial porque, aunque está empedrado, es estrecho y está rodeado de vegetación, así que casi pasa desapercibido. Un letrero oxidado que hace honor al nombre de la fuente indica que ese es el sendero correcto. Igual que Dorothy en El mago de Oz seguía un camino amarillo, siguiendo los adoquines que se adentran en el bosque se llega a una especie de plaza rodeada de maleza, y en el medio, hay unas escaleras de piedra.

Otro letrero oxidado indica que ese es el lugar, pero por si hubiera dudas el color que luce la piedra que está en contacto con el agua evidencia que esa es la fuente milagrosa.

Pocas referencias

Apenas hay referencias escritas a la historia de la Fonte Ferruxinosa, y tan solo una breve reseña en la web municipal explica que antiguamente se recetaba el líquido que brota de ese manantial a embarazadas y personas con anemia por su alto contenido en hierro. La presencia de elevados niveles del mineral en el agua es evidente porque la piedra en la que vierte está teñida del color del óxido, pero a falta de documentos escritos, los vecinos del entorno más próximo dan cuenta de sus propiedades.

Las versiones difieren ligeramente de unos a otros, y a la teoría del suplemento alimenticio para las embarazadas, un hombre sumaba la del crecimiento de los pequeños: «Din que se lle das esa auga aos nenos pequenos ábrelles o apetito».

Otro vecino de la zona explica que el líquido de esa fuente tiene un sabor fuerte y que él no lo bebe, aunque «hai xente que vén desde Noia a propósito buscala, xa antes de que a arranxaran viña xente collela. E os vellos de aquí, cando o médico lles mandaba tomar ferro, ían todas as mañás á Fonte Ferruxinosa beber dela».

La primera actuación para recuperar el manantial, cuya datación se desconoce, se llevó a cabo en los años 80, y hace una década volvió a ser objeto de una intervención.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Tags
Comentarios

Un agua milagrosa que mana en medio del bosque de Noia