El puente de San Lázaro, víctima de un barullo de competencias

Uno de los problemas a los que se enfrenta el proyecto del gobierno noiés es que Patrimonio tiene que dar su visto bueno a la obra


Noia / la voz

Cuando se trata de las Administraciones y de la ejecución de obras públicas todo el mundo sabe que es necesario armarse de paciencia, pero cuando son varias las instituciones que intervienen en una misma actuación la situación se complica. Es lo que acontece con el puente de San Lázaro de Noia, víctima de las circunstancias y de un embrollo competencial que traba la ejecución de un proyecto que mejoraría el tránsito peatonal y la circulación de vehículos.

Uno de los problemas a los que se enfrenta el proyecto del gobierno noiés es que Patrimonio tiene que dar su visto bueno a la obra, y, de entrada, la ha rechazado, lo que obliga a reformular una actuación que pretende dotar al viaducto de una pasarela peatonal cubierta, además de ampliar el radio de giro en la intersección con Escultor Ferreiro. También Costas tiene algo que decir al respecto, aunque en su caso sí ha dado autorización.

Pero todavía queda una cuarta Administración en juego. En su día, la Diputación transfirió al Concello el vial que comunica el barrio de San Lázaro con el casco histórico, pero en esa operación no entró el puente, que sigue siendo provincial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El puente de San Lázaro, víctima de un barullo de competencias