El pósito noiés rompe su techo y cierra una campaña histórica de 19,7 millones

La extracción de bivalvo también fue récord, con tres mil toneladas, de las que 2.372 fueron de berberecho


ribeira / la voz

De manera escalonada, a partir de las 12.30 horas, los mariscadores de a flote comienzan a llegar a la lonja de Testal. Los de a pie no empezarán a hacerlo hasta cerca de las dos. No es una jornada como otra cualquiera, y se percibe en el ambiente. Es el punto final de una campaña que, excepcionalmente, se ha prolongado hasta bien entrado abril y en la que los productores han pulverizado sus propios récords. La facturación asciende a 19.765.837 euros, cinco millones por encima de la obtenida en el período 2007-2008, que ocupaba hasta ahora el primer lugar.

La satisfacción de los profesionales se reflejaba en sus rostros, como también la melancolía de la flota de trabajadores a los que la cofradía contrata para afrontar las exigencias de la que, sin duda, es la temporada más importante de Galicia, ya que Noia aporta el 70 % del berberecho que se comercializa en la comunidad.

Los primeros cierran una etapa que definen como «moi boa. Moita cantidade de berberecho e bos prezos», aunque tampoco faltan los que la resumen con un «non hai queixa» e, incluso, quienes apuntan que «os compradores pagan pouco, como hai moita cantidade de marisco».

En cuanto a la plantilla de 60 operarios temporales, que desempeñan funciones como el control de pesaje, de capturas, carretillero o vigilancia, todos esperan poder repetir el próximo año. Es el caso de Marcos Deán, que ha trabajado por primera vez en Testal: «Gustoume moito. Encargábame de descargar o tractor, as lanchas, de coller os carros ou os cubos. Eu espero que quedasen contentos co meu labor e que volvan contar comigo».

Valor máximo

Además del récord de facturación, también se ha conseguido uno de capturas. Se han sacado 1.130 toneladas más que el pasado año. En esta ocasión, han llegado a tierra 3.009.069 kilos, de los que 2.372.786 correspondieron a berberecho.

Tampoco han ido nada mal los precios, con una cotización máxima que alcanzó los 20,08 euros. El valor medio fue superior al del pasado ejercicio, situándose entre los 5,34 y los 5,47 euros, frente a los 4,95 del período extractivo 2016-2017.

Nada desdeñable es tampoco la cantidad de almeja japónica que ha llegado a tierra, 400 toneladas, mientras que de babosa fueron 180 y de fina, 37.

Para muchos de los 1.500 profesionales que participan en la campaña noiesa supone el inicio de un período de descanso relativo, porque en el pósito de Noia, aunque no se baje a los arenales para sacar molusco, la actividad no concluye nunca.

Algunos mariscadores retomarán el trabajo el próximo lunes en las concesiones muradanas de Abelleira y A Virxe do Camiño, mientras que otros disponen de permiso para dedicarse a otras artes.

Además, los miembros del colectivo deben participar en las tareas de vigilancia, así como en la siembra y en las labores de retirada de depredadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El pósito noiés rompe su techo y cierra una campaña histórica de 19,7 millones