José Manuel Caamaño: «As presidencias non me van moito. Aquí traballamos todos»

El presidente del Noia pasa poco tiempo en el palco y puede vérsele recogiendo balones o cambiando el marcador


Ver a José Manuel Caamaño por las pistas de atletismo del campo de San Lázaro es habitual. El presidente del Noia no es el típico directivo de un club de fútbol que toma asiento en el palco de autoridades para ver el encuentro. Alguna vez comienza el partido en la grada, pero rápidamente se levanta y empieza a recoger los balones que salen fuera del terreno de juego e, incluso, del propio estadio. También es normal ver como Caamaño se encarga de cambiar el marcador cuando hay goles y una vez que el choque concluye es el primero en retirar la publicidad que se sitúa sobre el césped.

«Eu son un presi aldeano, a min as presidencias non me van moito. Aquí traballamos todos, somos un grupo e boto unha man coma o resto. Alguén ten que estar ao fronte do club e son eu, pero iso non quita que axude», comenta Caamaño. Pero también reconoce que lo hace para «ver o fútbol en solitario. Estou máis tranquilo e o vivo doutra forma».

Evitar comentarios

Además, estar lejos de la grada evita que el presidente del Noia oiga comentarios que desearía no escuchar: «Ás veces chegan aos oídos cousas desagradables e prefiro separarme diso, porque molesta». José Caamaño se refiere a las críticas sin sentido, que para nada son constructivas, y que cada jornada se vierten en todos los campos de fútbol.

«Eu, polo meu cargo, sei o que ocorre no día a día. Aquí hai un grupo de persoas que van pedir ás empresas, que fan moitos esforzos e perden tempo da súa vida sen recibir nada a cambio. Teño as miñas razóns para facelo, pero non teño por que aguantar tonterías», apunta.

Lo curioso es que Caamaño tampoco suele estar en el palco en los partidos que el Noia juega como visitante: «Póñome na banda ou se vamos perdendo detrás da portería do equipo rival, para darlle o balón ao gardameta e que non se demore en sacar».

El club espera que cambie la suerte y que el equipo acabe evitando el descenso

La suerte no ha acompañado al Noia esta temporada. Lesiones, sanciones, jugadores que abandonaron el equipo, varios fueron los factores que impidieron que la plantilla estuviera al completo y el conjunto pudiera afrontar los partidos con todos sus efectivos. «Temos equipo para non descender, pero non tivemos sorte ningunha», considera José Manuel Caamaño. Aún así, en el club esperan que la situación cambie y que al finalizar la liga el Noia siga siendo de Tercera División.

Las dos últimas victorias consecutivas del conjunto dirigido por José Manuel Pose han avivado la llama de la esperanza. El Noia ya no es farolillo rojo y tiene a tres puntos el primer puesto por encima del descenso directo. Alcanzarlo es el objetivo más inmediato, ya que después habría que pensar en escalar alguna posición más para escapar de los posibles arrastres que provengan de Segunda B.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

José Manuel Caamaño: «As presidencias non me van moito. Aquí traballamos todos»