El Noia tuvo dos caras en San Lázaro

Los de Sánchez, que reclamaron una pena máxima en el 90, pasaron de dominar el choque en la primera mitad a mostrarse apáticos en el inicio de la segunda


En un duelo capital, ante un rival directo como el Barbadás, el Noia volvió a mostrar dos caras. El conjunto de Jaime Sánchez emuló la novela de Robert Louis Stevenson Dr. Yekyll y Mr. Hyde, en la que un reputado médico, que padece de trastorno bipolar, se convierte por momentos en un criminal. Esa personalidad múltiple afectó al bloque local, que mostró dos versiones, una incisiva, agresiva y que buscaba la portería rival; y otra apática, que regaló dos goles a un Barbadás que no propuso nada en San Lázaro. El resultado final, un 2-2, fue un golpe duro para un Noia que reclamó penalti en la última jugada del duelo.

El choque arrancó con los de Sánchez muy metidos, buscando el balón e intentando crear peligro a través de un Piñeiro que se multiplicó. Jon, en el minuto 5, rozó el 1-0 con una falta que escupió el larguero. Hugo, rápido de piernas, también buscó la línea de fondo para crear peligro.

Con el Noia picando, fue el Barbadás el que golpeó en un primer momento. Jon perdió el balón en el centro del campo y Titi Sanz lo recibió al espacio. El punta, que se chocó con todos, vio como el esférico le caía franco para empujarlo a la red y anotar el 0-1. Cuando la grada ya temía el derrumbe del equipo, los blancos pidieron calma. Tras una jugada combinativa, Juanjo centró a Piñeiro, que, tras controlar el balón, filtró a Canabal al punto de penalti. No falló el mediapunta, que embocó a la red para anotar un merecido 1-1.

Bajón tras el descanso

Sin más ocasiones de peligro terminó la primera mitad, que dio paso a la segunda cara del bloque noiés. De vuelta sobre el césped, los locales tardaron diez minutos en amoldarse al ritmo del partido. La pájara la aprovechó el Barbadás, que ya había avisado en varias ocasiones y que golpeó de nuevo con el segundo gol. Titi apuró la banda y puso un magnífico centro al segundo palo que remató Alberto a la red.

Un jarro de agua fría cayó sobre la grada noiesa, que empezó a dirigir su dedo acusador sobre el técnico. El 1-2 agarrotó al Noia, que se vio incapaz de recuperarse. Fue el Barbadás, que se replegó atrás, el que dio alas a los locales. Jon, resarciéndose del error del primer tiempo, envió un buen balón a Hugo. El extremo se abrió paso y con un zapatazo desde fuera del área colocó el esférico en la escuadra.

A partir de ahí el Noia, que se quedó con diez por la expulsión de Juanjo, inclinó el campo sobre la portería de Rui. Abelenda, Piñeiro y Ferreiro pudieron marcar el tercero en una montaña rusa que también pudo aprovechar el Barbadás. En el último segundo, Piñeiro se revolvió en el área y pegó duro. El estadio pidió penalti. No lo consideró el colegiado, que prefirió pitar el final.

Jaime Sánchez: «Es un penalti como una casa»

El técnico del Noia, Jaime Sánchez, valoró la última jugada del duelo contra el Barbadás, en la que los locales pidieron mano en el área. «Es un penalti como una casa. El central desde el suelo le da con la mano. Es lo que hay, tenemos que quedarnos con el espíritu que ha tenido el equipo».

Sobre el encuentro, el entrenador reconoció que el bloque «compite del principio al final. Quizás hemos tenido unos minutos en los que sufrimos una breve pájara que aprovecharon ellos para adelantarse. Aún así, seguimos queriendo jugar, empatamos y tuvimos ocasiones para ganar. El resultado no ha sido justo, incluso con diez se pudo decantar de nuestro lado».

Seguir leyendo

Piñeiro fue un dolor de cabeza para la zaga

José Piñeiro salió como punta de lanza en el once del Noia y no se escondió. El joven jugador, que este año afronta su primer curso como sénior, estuvo en todas las ocasiones de peligro del equipo de Jaime Sánchez. En el primer tanto fue el encargado de filtrar un buen balón al punto de penalti para que Canabal, a placer, lo enviase a la red.

Abelenda, que regresó tras la lesión que sufrió en pretemporada, también dejó detalles que evidencian que será importante.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El Noia tuvo dos caras en San Lázaro