El berberecho cotizó al alza en la reanudación de la actividad en Noia

Ana Gerpe Varela
A. Gerpe RIBEIRA / LA VOZ

NOIA

CARMELA QUEIJEIRO

El valor medio se incrementó y el de primera categoría superó los 12 euros en Testal

31 oct 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Los 1.600 mariscadores que faenan en las concesiones noiesas regresaron a los arenales con la incertidumbre de si las cotizaciones del producto estrella, el berberecho, podrían verse afectadas tras el parón de cuatro semanas decretado por el Intecmar ante la elevada concentración de marea roja. No fue así. El valor medio del bivalvo se incrementó con respecto al de la última jornada, la del 2 de octubre. Así, de los 5,805 euros a los que se subastó en esa fecha el de tercera categoría en Testal, el más abundante, se pasó a los 6,39 euros de ayer. En el caso del de segunda, el aumento fue menos significativo, pero, en cualquier caso, el valor sobrepasó los 7 euros.

También cabe destacar el buen comportamiento a nivel de precios del de primera, ya que en O Freixo se situó en los 12 euros el kilogramos y en Testal, en los 12,30. En la puja del pasado día 2 no se llegó a los 11 euros en ninguno de los dos recintos. Los datos positivos de la reanudación ponen de manifiesto que las fábricas estaban aguardando por el reinicio de la actividad.

La práctica totalidad de los profesionales capturaron los topes establecidos, de 20 kilogramos para los profesionales de a pie y de 30 para los de a flote.

Poco tiempo

Cabe señalar que, en el caso del colectivo de a pie, ayer tuvo muy poco tiempo para el desarrollo de la actividad. Las trabajadoras salieron a faenar a las siete de la mañana y, al regreso, comentaban: «Cando chegamos a marea xa estaba moi chea. Tivemos sobre hora e media de traballo».

Incluso, una de ellas explicó que tampoco existía la completa seguridad de que los niveles de toxina continuaban bajos. Sin embargo, y dado que el Intecmar había levantado el cierre, «decidimos saír porque eran xa moitas xornadas na casa».

Algunos productores apuestan por introducir cambios

M. VArela

El puerto de Testal volvía a ser ayer un hervidero después de cuatro semanas de un silencio forzoso motivado por la aparición de la toxina. Hacia las ocho y media de la mañana, las mariscadoras de a pie, que habían salido a faenar a las siete, ya estaban con sus capachos en la rula para el pesaje y clasificación del bivalvo. Un sentimiento unánime: satisfacción por el regreso a los arenales. Sin embargo, al hablar con las productoras, muchas de ellas apuntaban a la necesidad de introducir cambios en lo que respecta a los períodos de trabajo.

Seguir leyendo

Para tener la absoluta seguridad de que la marea roja había remitido, la cofradía recogió muestras el domingo para que las analizase el laboratorio privado con el que trabaja. Una de las mariscadoras explicó en la rula: «Cando os de a flote saíron -en su caso lo hicieron a las 10.30- xa había confirmación de que todo marchaba segundo o previsto».

La satisfacción era la tónica general entre el colectivo porque, como comentaba una de las socias de la entidad: «Estivemos moitas semanas parados, sen gañar un euro e os seguros hai que pagalos igual».

De forma excepcional, los productores regresarán hoy a los arenales. Sin embargo, los topes se han reducido a la mitad, dado que no acudirán a las rulas los compradores de las fábricas: «Só se collerá para a comercialización en fresco, pero está ben que se adoptase esta medida, a ver se conseguimos recuperar un pouco», decía una profesional.