Las unidades de drogas detectan un repunte en el consumo de alcohol

NOIA

Entre las áreas de Ribeira y Noia atienden a 890 pacientes con algún tipo de adicción

21 mar 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Lo que antes era un problema que en la mayor parte de los casos se quedaba en las tascas, empieza a tratarse cada vez más como una adicción. Este es, según apunta el director de la Unidad Preventivo-Asistencial de Drogodependencias (UPAD) de Noia, Joaquín Pomares, el principal motivo del repunte en la atención a pacientes alcohólicos detectado tanto en el área de la que es responsable como en la de Ribeira.

Pomares hace una lectura positiva del incremento de los casos atendidos por el consumo de alcohol. «Cada vez hay una mayor conciencia social de que esto es una enfermedad que debe ser tratada», dice. Los médicos de atención primaria juegan aquí un papel fundamental, puesto que gran parte de los alcohólicos que llegan son derivados desde los servicios sanitarios, mientras que en otro tipo de drogodependencias si dan el paso es, casi siempre, por voluntad propia, indica el psiquiatra.

Desde la Unidad Asistencial de Drogodependencias (UAD) de Ribeira confirman que hay una tendencia en cuanto a la disminución de consumidores de heroína, al tiempo que han aumentado los de cocaína y alcohol. La cuarta dependencia más tratada, señala Pomares, es al cannabis.