Cien años como cien soles

Con buena salud y mejor cabeza, la noiesa Manuela Castro acaba de celebrar su primer cumpleaños como centenaria


Si no fuese porque existe un carné de identidad que dice que Manuela Castro, la abuela de Noia, nació en un frío diciembre de 1907, nadie se lo creería. De hecho, aunque toda su familia acaba de celebrar su primer cumpleaños como centenaria por todo lo alto, ni ella ni sus hijos están muy convencidos de que la mujer sea tan mayor. ¿Por qué? Su salud es envidiable y su sentidiño para sí lo quisieran muchas personas.

Que Manuela está como una rosa lo dicen sus seis hijos. «É unha marabilla vela», opina Sergio, uno de los varones. «Está perfectamente», añade Manola, que se desvive para cuidarla. Sin embargo, la que mejor explica cómo se encuentra es ella misma: «Vou indo, mal non estou», afirma la centenaria.

Le gusta leer

Luego, es la propia Manuela la que cuenta cómo es un día en su vida. No madruga demasiado, ni tampoco se acuesta tarde, aunque ayer confesaba que en Nochebuena «con todos os meus xuntos» quiso quedarse hasta medianoche a la mesa.

Le encanta leer, sobre todo, si son libros religiosos, y no duda en echarle un vistazo al periódico. «Ela preocúpase de saber as noticias», dice su hija Manola. Hace días, se alegró de ver un reportaje en el que hablaban de otras personas longevas de la comarca: «Iso gustoulle moito, leuno todo», asegura su hija. Lo mejor es que no necesita ni siquiera gafas; que, en cuanto hay dos rayos de sol, puede salir a pasear y conversar y que, día tras día, sonríe y da cariño a los suyos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Cien años como cien soles