«Dar un premio de 1,4 millóns nos tempos que corren é unha alegría moi grande»

La dueña del bar muradano O Tavilo, donde se selló la Primitiva, cree que el afortunado tiene que ser un vecino del entorno


Cuando la lotería deja un premio importante hay reparto de alegría por partida doble: para el afortunado que se embolsará el dinero y para la administración que vendió el boleto. Por ello, en el bar O Tavilo de Esteiro (Muros) las caras desbordan felicidad. Allí fue sellada la papeleta de la Primitiva cuyo dueño se hará con nada menos que 1,4 millones de euros. La hija de la propietaria del local, María José Martínez, reconoce que, aunque todos los clientes son iguales, les gustaría que el pellizco se quedara en la zona y, a poder ser, en el pueblo.

Y hay muchas posibilidades de que así sea. Aunque en verano son muchas las personas que acuden al negocio para tentar a la suerte, en esta época del año casi todos los clientes son de la zona: «Como moito, ven alguén do Freixo, da Serra ou de Noia». Aunque en el bar ya están haciendo cábalas, aseguran desconocer la identidad del afortunado. Sí saben que se trata de un jugador que se gastó solo dos euros, pues realizó una única apuesta semanal, la misma para los sorteos del jueves y del sábado, cubriendo él mismo los números en el boleto.

Aunque O Tavilo funciona como administración desde hace 22 años, nunca antes había dado un premio de tal magnitud: «Aquí si que tocaron 18.000 e incluso máis de 20.000 euros, pero é a primeira vez que damos unha cantidade tan elevada». Por eso la satisfacción es mucho mayor: «Dar un premio de 1,4 millóns nos tempos que corren é unha alegría moi grande». María José Martínez explicaba que Esteiro es un pueblo pequeño y no le extrañaría por lo tanto que si el afortunado es de la localidad, tarde o temprano acabe trascendiendo su identidad: «Oxalá caera en boas mans».

Ni qué decir tiene que la pregunta sobre ese afortunado planea sobre todas las conversaciones que tienen lugar en O Tavilo desde que trascendió la noticia: «Esta vindo máis xente do normal e todos preguntan se sabemos a quen lle tocou. Candidatos temos algúns, pero nada seguro», afirmaba María José Martínez, que siempre que puede le echa una mano a su madre, María del Carmen Martínez, que es la propietaria del establecimiento.

Reconoce que la noticia del premio ha servido para levantar los ánimos en el bar, un negocio que, como tantos otros, atraviesa horas bajas: «A pandemia estase a notar moito, porque hai persoas que están afeitas a consumir na barra e non queren sentarse nunha mesa. Ademais, hai moito medo e a xente xa non ven coma antes».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

«Dar un premio de 1,4 millóns nos tempos que corren é unha alegría moi grande»