La artista que embellece espacios urbanos

Pinta, le da forma a esculturas y también deja su huella en calles y paseos marítimos de toda Galicia


ribeira / la voz

Sus trabajos recorren hoy los principales museos de Galicia en forma de pinturas y esculturas, pero no hace falta adentrarse en las salas de exposiciones para contemplar la obra de Carmen Senande Pazos (Muros, 1961). Su huella está presente en una larga lista de espacios públicos de Galicia que ha contribuido a embellecer. Pese a que no renuncia a crear por placer, el arte urbana es uno de los fuertes de esta barbanzana residente desde hace años en A Coruña. Argumenta que calles, plazas y paseos constituyen una prolongación de las casas y, como estas, deben ser también decorados.

Cafeterías y pubs se convirtieron en los primeros escaparates para los trabajos de Carmen Senande cuando todavía era una joven que ansiaba ser artista. Su sueño fue cobrando forma en Salamanca, donde se licenció en Bellas Artes y donde realmente se sumergió en el mundillo creativo del momento a través de exposiciones, certámenes y grandes artistas. Su esfuerzo le abrió las puertas de talleres en los que aprendió de maestros como Rafael Canogar, Lucio Muñoz o José Hernández.

Obras en el exterior

Casi desde el principio, la muradana compaginó la pintura y la escultura con el arte urbano. Las unidades escultóricas constituyeron su primera incursión en este campo. Una de ellas se encuentra en territorio barbanzano, concretamente en el paseo outiense de Pontenafonso: «Costas me encargó una pescantina y yo la introduje en una roca erosionada por el viento». Laracha, Ortigueira, Valdoviño, Viveiro, Cervo y, sobre todo A Coruña, su ciudad adoptiva, también han visto embellecida su imagen con intervenciones de Senande.

En A Coruña, la mitología se ha convertido en una de sus principales fuentes de inspiración. En el paseo marítimo situó a Las diez mujeres de Hércules, figuras que se mimetizan con el entorno buscando reflejar la invisibilidad de la mujer. También incluyó el faro característico de la ciudad en el diseño que realizó para el carril bici que se extiende a lo largo de dos kilómetros del paseo marítimo. Del mismo modo, recurrió a Hércules cuando le encargaron decorar los muros laterales por los que sube y baja el ascensor del monte de San Pedro, aunque un contratiempo relacionado con el presupuesto de la obra hizo que su trabajo quedara en un cajón.

En su ciudad adoptiva, la firma de Senande también está presente en las calles adyacentes a la plaza de María Pita y en la parroquia de Os Rosales, donde realizó una de sus últimas intervenciones: «Es una cruz de cuatro toneladas que busca jugar con la perspectiva, de forma que parece que va acogiendo a los visitantes a su llegada».

Satisfecha de haber contribuido a embellecer tantos rincones de Galicia, la artista muradana lamenta la parálisis que en los últimos sufren este tipo de intervenciones: «Antes se incluían en muchos proyectos, sobre todo en los paseos marítimos, pequeñas partidas para este apartado artístico, algo que se ha perdido, lo que provoca que los espacios públicos se queden sin ese añadido decorativo».

Del cristal a las puntas

Quizás por ello, Carmen Senande se ha volcado más en la escultura de galería, un ámbito en el que ha buscado siempre evolucionar y experimentar. Empezó usando sobre todo el acero corten y el cobre, pero no dudó en atreverse con el vidrio para la exposición Reflexarte que recorrió los principales museos de Galicia. Ahora, puntas y clavos constituyen sus materiales predilectos: «Surgió a raíz de Os encravados, una exposición que preparé para el museo de Ourense. Lo que hago es crear una figura humana, a tamaño natural, jugando con el espacio y partiendo del cuerpo como la frontera entre el interior y el exterior».

A Muros regresa como pintora cada verano, para aportar algún cuadro a la muestra colectiva que promueve el Ayuntamiento. «Siempre es un orgullo exponer en casa», dice reconociendo que no le importaría dejar en su tierra una huella más profunda e imborrable. Puede que ese sea uno de los sueños por cumplir de Carmen Senande, pero ella asegura que no le gusta marcarse retos: «Mi único objetivo es trabajar en lo que empieza hasta acabarlo. Nunca entrego una obra en la que no he sentido pasión».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

La artista que embellece espacios urbanos