Las palmeras de Barbanza sucumben a su particular pandemia, el picudo

Las medidas de control del insecto cuestan entre 200 y 400 euros por árbol y año


Ribeira / la voz

«Están caendo unha detrás de outra», sentencia el primer tiende de alcalde de Boiro, Luís Ruiz, cuando se le pregunta por la situación de las palmeras de Praia Xardín y la avenida de A Constitución. El encargado municipal de mantenimiento en el Concello, Nacho Pérez Hermo, señala que hasta el momento han cortado cerca de una decena. No son centenarias, pero fueron plantadas hace unos 35 años y constituyen elementos representativos de ambos espacios. El picudo, la particular pandemia que afecta a estos árboles, es la causa de que vayan sucumbiendo de una punta a otra de la comarca.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y accede a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Las palmeras de Barbanza sucumben a su particular pandemia, el picudo