La oferta de viviendas turísticas en Barbanza rompe el techo del millar

Boiro, A Pobra y Muros encabezan el repunte, gracias a la regulación que favorece los nuevos formatos que proliferan al calor de las plataformas digitales


Ribeira / La Voz

La proliferación de viviendas turísticas en la comarca ha sido una constante en los últimos dos años, que a comienzos de este año ha roto la barrera de los mil inmuebles (1.029) destinados a este sector. No obstante, detrás de estas cifras se esconde una dinámica que entronca directamente con la regulación establecida por la Lei de Vivendas Turísticas, pues el auge viene dado por un formato concreto, las denominadas como viviendas de uso turístico, es decir, aquellas que se alquilan temporalmente, independientemente de que su dueño resida en ellas. Frente a municipios donde este tipo de alojamientos arrancaron bien como Carnota, Ribeira o Porto do Son, el actual aumento viene dado por los propietarios que se han censado en Boiro, A Pobra y Muros.

Nacidas al calor de las plataformas digitales, la realidad es que las viviendas de uso turístico superan con creces a las viviendas turísticas -hoteles, casas rurales, apartahoteles...-, llegando a doblarlas en algunos concellos, con especial hincapié en los costeros. Del millar de inmuebles de la zona registrados en el listado de la Consellería de Turismo, tan solo un 17 % (171) se corresponden con los antiguos formatos.

En este sentido, destacan escenarios como el carnotano, donde la oferta de establecimientos tradicionales es de cinco frente a 208. Sin embargo, hay sitios donde la diferencia entre ambos es imperceptible, como Outes, Lousame y Mazaricos.

Dori Abuín: «Coas novas tipoloxías de negocio estase a perder o vínculo entre propietario e cliente»

Dori Abuín es la gerente de dos casa rurales de referencia en Rianxo, a Casa dos Ballotes. Su filosofía de negocio representa a la perfección el valor añadido de los establecimientos turísticos tradicionales: «Por unha banda era unha forma de poñer en valor o patrimonio familiar, pero tamén de compartilo coa xente cun traballo bonito no que acabas ampliando a familia».

Tras reformar una antigua casa de pescadores de más de 300 años, entró en el sector turístico en el 2005. Cuando el proyecto se asentó y comenzó a fidelizar clientes -para Abuín, la gran fortaleza de su firma siempre ha sido esta- tuvo que hacer frente a los duros años de crisis. En todo este tiempo, la rianxeira también ha sido testigo de la alta proliferación de las viviendas de uso turístico en la zona.

Adaptarse al cambio

«Coas novas tipoloxías de negocio estase a perder o vínculo entre propietario e cliente, algo que entronca un pouco cos portais dixitais de turoperadores», explica Dori Abuín de una minimización de la relación entre dos parte que adelanta «non ten por que ser mala, xa que hai clientes que buscan maior intimidade ou non ter que tratar con alguén».

Hai plataformas que comezaron albergando anuncios para poñer en contacto que xa se quedaron en meras páxinas de contratación de reservas»

Para ella la clave para mantener el éxito de negocios como la Casa dos Ballotes está en «adaptarnos, empregar as novas ferramentas». No obstante, la empresaria también advierte de que «hai plataformas que comezaron albergando anuncios para poñer en contacto que xa se quedaron en meras páxinas de contratación de reservas».

Por este motivo, el trato y el grado de atención que presta a sus inquilinos es su mejor arma, junto a la diversa oferta de juegos y equipamientos de sus casas.

 

Sálvora

Sin bajar la guardia

Aunque todo lo que conlleve un cierto crecimiento económico pueda interpretarse como sinónimo de éxito, en el ámbito turístico todavía es pronto para saber lo que supondrá para el sector, a largo plazo, la irrupción de las viviendas de uso turístico. Su creciente número podría acabar desplazando a establecimientos tradicionales que, en la mayor parte de los casos, habrán requerido de una importante inversión de capital. Además, el modelo de estos nuevos alojamientos tampoco favorece la contratación de personal, al tratarse de una relación entre propietario y cliente reducida a la entrega de las llaves del domicilio en muchas ocasiones. Convendría no bajar la guardia.

Dormir a cuerpo de rey por 400 euros la noche

Marta Gómez

Entramos en Casa de Horta, una de las viviendas turísticas más cotizadas de la comarca

Como un rey y rodeados de historia. Así pasan las noches quienes acuden a Casa de Horta, una de las viviendas turísticas más cotizadas de la comarca. Por un precio medio que ronda los 400 euros -dependiendo de la época del año-, uno puede acostarse en una cama dorada propia de un emperador, bañarse en una piscina de agua caliente aunque no sea verano o preparar una buena barbacoa en una lareira de un siglo de antigüedad. Entramos en un inmueble de lujo acompañados por sus dueños, José Manuel y David López.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La oferta de viviendas turísticas en Barbanza rompe el techo del millar