La lotería de Navidad dejó unos 2,6 millones de euros en pedreas

En la localidad de Pino de Val se vendió un décimo de un quinto premio, el 74770


ribeira / la voz

La suerte fue esquiva con la comarca en la lotería de Navidad, en la que solo se vendió un décimo de un quinto premio, el 74770 euros, agraciado con 6.000 euros. Fue despachado en el establecimiento O Castelo de Pino de Val, en Mazaricos, que en el 2016 repartió 250.000 euros de un segundo premio. Como no hubo lluvia de millones hay que conformarse con las pedreas, que también han sido ligeramente inferiores a otros años. Los cálculos provisionales efectuados ayer por los loteros de la comarca sitúan la cuantía a distribuir en unos 2,6 millones de euros.

Los responsables de las administraciones coincidían en señalar que los décimos terminados en cero tienen poca salida. Pese a todo, la mayoría buscó el lado positivo. Así, Vitorino Castelo, regente del negocio mazaricano en el que cayó el quinto premio aseguraba: «É unha mágoa que só fora un, pero hai tres anos tamén demos algo. Polo que mirei hai bastantes terminacións».

Ribeira, donde más se reparte

Ribeira fue la localidad donde tocaron más pedreas. Especialmente contento estaba Joaquín Valeiras, de la administración número uno, que cifra en 800.000 euros la cantidad a repartir incluyendo reintegros.

Entre los afortunados figuran la Asociación de Amas de Casa, con el número 25390; la organización de productores de mejillón Opmega, que ha obtenido 170.000 euros con el 94286, o los clientes y empleados de los locales hosteleros Botter y Capitán Morgan que hayan adquirido el 26510, al que una cifra dejó a las puertas de ser el gordo.

Por su parte, el responsable de La Fortuna, Francisco Martínez, situaba en cerca de 400.000 la cuantía y, aunque es inferior a la de otros años, subrayaba: «Podía haber sido peor, hay años en los que no das ni pedreas».

En Porto do Son, el despacho de Juan Vila distribuirá 90.000 euros con un número que tiene abonado y que ya trajo suerte en el pasado: el 11092. Por su parte, el dueño de la administración boirense Bocacho de Ouro calculaba en cerca de 300.000 euros la cantidad, la mayor parte por la venta del 14219, que tuvo mucha salida al coincidir con la fecha de San Valentín.

Un pellizquito de alegría también recibieron quienes compraron al Club Baloncesto Noia participaciones del 70989. En Muros, Manuel Maceiras sitúa los cálculos en 220.000 euros y habla de la buena acogida de un número que solo se vendió en la localidad, el 49190. Por lo que respecta a A Pobra, el número que jugó el Concello es una de las pedreas dadas por La Mezquita.

«Estábamos durmiendo y empezaron a llegarnos mensajes diciendo, ‘por los pelos’»

Aprovechando las últimas horas de sueño estaban Marián Ramos y Víctor Casáis, propietarios del Botter de Ribeira, cuando sus teléfonos interrumpieron el descanso: «Estábamos durmiendo y empezaron a llegarnos mensajes diciendo, ‘por los pelos’». Marián Ramos relata que una de las personas que les dio la noticia de que se habían quedado a las puertas del gordo por un número escribió un mensaje diciendo: «Por un momento me sentí millonaria».

El matrimonio lleva diez años abonado a ese número porque coincide con la fecha de apertura del establecimiento: 26510: «Hubiera sido un puntazo que cayera justo el año del décimo aniversario», comenta Víctor Casáis. Sonrientes, señalan que «una vez que no te ha tocado nada, por lo menos con los 120 euros al décimo ya te arreglas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La lotería de Navidad dejó unos 2,6 millones de euros en pedreas